AUTODETERMINACIÓN – INDEPENDENCIA – SECESIÓN

10408556_730681653634650_6079173432531364399_n

     En el Estado de Partidos no es posible que llegue a ser Presidente del Gobierno una persona que, además de tener honestidad mental, hable con propiedad y precisión. La ascensión dentro del partido le obliga a guardar silencio ante conductas deshonrosas de sus jefes y a expresarse en todos los asuntos con calculada ambigüedad. Y el modo de ascender escalones en la jerarquía del partido, condiciona hasta el modo de pensar.

     Para entender el significado de las palabras de Zapatero sobre el derecho de los vascos a decidir libremente su futuro, conviene recordar el significado de los tres conceptos que titulan este artículo, y que incluso la clase política y los analistas de prensa llegan a confundir. Pues la autodeterminación no quiere decir independencia, ni ésta implica siempre una secesión territorial.

     La Autodeterminación es un derecho potestativo, reconocido por la comunidad internacional a ciertos pueblos, para que decidan por vía pacífica, mediante referéndum, su voluntad colectiva de seguir integrados en el Estado Nacional al que están supeditados, o de separarse del mismo fundando un nuevo Estado independiente. Autodeterminación no significa pues, Independencia, pero sí derecho de opción a la Independencia.

     La Independencia es un hecho nacional que se crea con la victoria en una guerra de liberación (EEUU, Argelia), con un movimiento irresistible de la población dominada por una potencia extranjera (India) o con el triunfo de la opción independentista en el ejercicio pacífico del derecho de autodeterminación. La legalidad de este derecho, que comenzó siendo natural, la ha de reconocer hoy bien sea la ONU o bien el propio Estado cuya integridad nacional está puesta en cuestión.

     La Secesión puede ser un hecho o un derecho. En ambos casos, el fenómeno político de la secesión requiere la previa existencia de un Estado Federal o Confederal, del que forme parte el Estado que manifiesta su voluntad de separarse de la unión. La Secesión, como hecho, suele confundirse con la Independencia. Pero no es igual. En las guerras de secesión (E.E.U.U.), lo decisivo es la voluntad de un Estado preexistente de separarse de la unión con otros Estados. Mientras que en las guerras de independencia se trata de la procuración de un nuevo Estado. Los modernos Estados federados han introducido en sus Constituciones el derecho de todos ellos a la secesión.

     Las palabras de Zapatero –decidir libremente los vascos su futuro- definen con exactitud la finalidad del derecho de autodeterminación.

Antonio García-Trevijano Forte

FUENTE: http://antoniogarciatrevijano.com/2006/07/07/autodeterminacion-%E2%80%93-independencia-%E2%80%93-secesion/

Anuncios

TEORÍA PURA DE LA REPÚBLICA – EL FACTOR REPUBLICANO. Elecciones (XXVI).

134

     “La llamada República deliberativa confunde una forma de Estado con la democracia, que es una forma de Gobierno. Propone una República deliberativa frente a lo que llama elitismo democrático, sin importarle que la esencia de la política esté en lo decisorio, al que la deliberación se dirige; que la República sea el modo de estar instalada la libertad política en el Estado y no en un proceso deliberativo; que el problema de la democracia no es que sea elitista, sino que no existe; y que la democracia representativa no tiene sustituto. Es torpe creer que la partidocracia puede convertirse en democracia, multiplicando el número de ciudadanos de élite que participen en pequeños ámbitos de deliberación extraparlamentaria, sin suprimir el fraude de la representación proporcional, como si los partidos estatales fueran hogares de acogida de sinceras ideas foráneas al Parlamento, a contrapelo de sus estrategias de conservación o conquista del gobierno.

     La teoría deliberativa abusa del lenguaje cuando afirma que es la versión republicana de la democracia y el complemento de la democracia representativa. De ser cierta esta finalidad, sólo sería útil para EEUU y Suiza, aunque se inspire en los foros de ciudadanos elegidos al azar para alcanzar acuerdos que se eleven a los parlamentos monárquicos de Escandinavia. Esa teoría no marca los linderos entre Democracia y República, ni entre la política y lo político. Quiere sustituir la teoría de la elección racional, procedente de la economía, por la deliberación pública de la ciudadanía. Para Habermas, este modelo extiende la acción comunicativa al plano de las instituciones representativas, bajo la hipótesis de que los liberales se satisfacen con la representación, pero aprecian más la deliberación, en tanto que cultivadora de virtudes cívicas y racionalizadoras de la soberanía parlamentaria. Lugar donde tendría lugar el libre proceso comunicativo para lograr acuerdos por mayoría no consensuada en la toma de decisiones colectivas. Buscábamos la identidad del hecho republicano en lo político, y al final del camino nos topamos con la nueva teoría socialdemócrata que lo identifica con lo deliberativo.”

 

 

Antonio García-Trevijano Forte

TEORÍA PURA DE LA REPÚBLICA

EL FACTOR REPUBLICANO

Elecciones

http://www.bubok.es/libros/218609/Teoria-Pura-de-la-Republica-3-volumenes
http://www.bubok.es/libros/218606/Teoria-Pura-de-la-Republica