TEORÍA PURA DE LA REPÚBLICA – EL FACTOR REPUBLICANO. Elecciones (XXVIII).

136

    “La libertad fundadora de la política democrática determina la inestabilidad de lo político en la República Constitucional y la estabilidad de las instituciones en la Democracia formal. Parece una paradoja y no lo es. Identificado lo político con lo público estatal, no parece lógico calificarlo de inestable. Pero lo es, del mismo que lo son las materias sociales sometidas a la jurisdicción del Estado. Éstas aumentan o disminuyen en función de las necesidades de regulación estatal exigidas por el desarrollo material y cultural de las sociedades nacionales. Dictaduras, oligarquías y democracias no escapan de los constantes procesos de transformación de lo social o económico en estatal, como en sentido contrario los de privatización de lo público, ni tampoco de los continuos traspasos de lo político a la esfera de la política o viceversa. Sólo en este sentido lo político es inestable. En cambio, la Democracia estabiliza la política, no porque la materia gobernada sea siempre la misma o inmutable, sino porque está regulada por unas mismas reglas permanentes, constitutivas del juego político.

     La libertad constituyente de la República Constitucional es la misma libertad colectiva que instituye la democracia formal. Las instituciones de la democracia garantizan la permanencia de las libertades formales constituidas, e incluso de la propia libertad política constituyente, cuando la evolución de lo político, no de la política, haga necesaria o conveniente la reforma de la Constitución. Pues la otra alternativa necesariamente violenta, los estados de excepción, es una patología en la democracia política. El poder constituyente no desaparece con la vigencia de la Constitución. Permanece vivo y en último término insurreccional, para afrontar el problema político de la libertad y los conflictos sociales de la igualdad, necesitados de la solución y los cauces institucionales definidos por la República Constitucional. Las elecciones fijan el momento-situación de la política. La República, el estado de lo político. La Democracia, el de la libertad.”

 

 

 

Antonio García-Trevijano Forte

TEORÍA PURA DE LA REPÚBLICA

EL FACTOR REPUBLICANO

Elecciones

http://www.bubok.es/libros/218609/Teoria-Pura-de-la-Republica-3-volumenes
http://www.bubok.es/libros/218606/Teoria-Pura-de-la-Republica

 

Anuncios

TEORÍA PURA DE LA REPÚBLICA – EL FACTOR REPUBLICANO. Elecciones (XXVII).

135

 

 

     “Las elecciones deben ser tratadas en la Teoría de la República y en la de la Democracia, aunque desde puntos de vista diferentes. A la primera corresponde lo referente a lo político y a la estructura del poder estatal. A la segunda, lo concerniente a la coyuntura, momento y situación de la política, concebida como aspiración a dirigir el ejercicio y el control de todo poder estatal. Son dos teorías complementarias. Por ser de carácter estructural, la Teoría de la República Constitucional, reino de lo político, aspira a tener rango científico. Por ser formal y regulativa de las funciones estatales, la Teoría de la Democracia, reino de la política, sólo puede ser científica si es consecuencia del mismo principio republicano que ha separado los poderes del Estado, para equilibrarlos y controlarlos por los gobernados.

     Este mismo principio funda ambas teorías, la republicana y la democrática, con el único método de distinción entre el campo de lo político, equivalente a lo público, y el de la política, situado en el ámbito del control del Estado por los ciudadanos. El motor que sincronice y conjugue la libertad y la igualdad, las acciones y las responsabilidades, en un conjunto social extenso, no puede ser otro que el de la Libertad política colectiva, fundadora de la República Constitucional y garantista de las instituciones de la Democracia Representativa. Los procesos electorales trascienden, así, a las teorías de la República y de la Democracia, en tanto que son manifestaciones de esa libertad colectiva básica que no es, ni puede ser, ideológica, porque no es una parcialidad social que se pueda presentar con visos de totalidad, sino un concepto universal y formal que no puede ser desmentido o contrariado, sin confesarse parcialitario o totalitario, o sea, discriminador entre lo libre.”

Antonio García-Trevijano Forte

TEORÍA PURA DE LA REPÚBLICA

EL FACTOR REPUBLICANO

Elecciones

http://www.bubok.es/libros/218609/Teoria-Pura-de-la-Republica-3-volumenes
http://www.bubok.es/libros/218606/Teoria-Pura-de-la-Republica

TEORÍA PURA DE LA REPÚBLICA – EL FACTOR REPUBLICANO. Elecciones (XXVI).

134

     “La llamada República deliberativa confunde una forma de Estado con la democracia, que es una forma de Gobierno. Propone una República deliberativa frente a lo que llama elitismo democrático, sin importarle que la esencia de la política esté en lo decisorio, al que la deliberación se dirige; que la República sea el modo de estar instalada la libertad política en el Estado y no en un proceso deliberativo; que el problema de la democracia no es que sea elitista, sino que no existe; y que la democracia representativa no tiene sustituto. Es torpe creer que la partidocracia puede convertirse en democracia, multiplicando el número de ciudadanos de élite que participen en pequeños ámbitos de deliberación extraparlamentaria, sin suprimir el fraude de la representación proporcional, como si los partidos estatales fueran hogares de acogida de sinceras ideas foráneas al Parlamento, a contrapelo de sus estrategias de conservación o conquista del gobierno.

     La teoría deliberativa abusa del lenguaje cuando afirma que es la versión republicana de la democracia y el complemento de la democracia representativa. De ser cierta esta finalidad, sólo sería útil para EEUU y Suiza, aunque se inspire en los foros de ciudadanos elegidos al azar para alcanzar acuerdos que se eleven a los parlamentos monárquicos de Escandinavia. Esa teoría no marca los linderos entre Democracia y República, ni entre la política y lo político. Quiere sustituir la teoría de la elección racional, procedente de la economía, por la deliberación pública de la ciudadanía. Para Habermas, este modelo extiende la acción comunicativa al plano de las instituciones representativas, bajo la hipótesis de que los liberales se satisfacen con la representación, pero aprecian más la deliberación, en tanto que cultivadora de virtudes cívicas y racionalizadoras de la soberanía parlamentaria. Lugar donde tendría lugar el libre proceso comunicativo para lograr acuerdos por mayoría no consensuada en la toma de decisiones colectivas. Buscábamos la identidad del hecho republicano en lo político, y al final del camino nos topamos con la nueva teoría socialdemócrata que lo identifica con lo deliberativo.”

 

 

Antonio García-Trevijano Forte

TEORÍA PURA DE LA REPÚBLICA

EL FACTOR REPUBLICANO

Elecciones

http://www.bubok.es/libros/218609/Teoria-Pura-de-la-Republica-3-volumenes
http://www.bubok.es/libros/218606/Teoria-Pura-de-la-Republica

TEORÍA PURA DE LA REPÚBLICA – EL FACTOR REPUBLICANO. Elecciones (XXV).

133

     “A primera vista, puede parecer que el tema electoral, propio de la democracia, no debe ser tratado en una Teoría Pura de la República Constitucional. Pero sucede que las elecciones constituyen la acción y el momento donde la materia de lo político, es decir, lo estatal y republicano, se contrae y concreta en materia de la política, es decir, en acción legislativa y de gobierno. Por eso decía Carl Schmitt, en la obra citada, que las elecciones muestran la esencia de lo político, yendo incluso más allá de las instituciones estatales, por su capacidad de lograr la identidad entre gobernantes y gobernados, y la representación de éstos por aquellos. Esta doctrina de Schmitt, tan poco refinada, le permitió sostener la peligrosa falsedad de que “bolchevismo y fascismo son antiliberales, pero no antidemocráticos”. Contradicción insuperable, pues además de confundir democracia formal y democracia material, no percibe que donde hay identidad, que es la forma sublimada de la presencia de un sujeto en otro, como en el sistema proporcional de identificación del votante con un partido, no puede haber representación alguna. Schmitt no comprendió lo que la jurisprudencia alemana consagró después como esencia del Estado de Partidos, o sea, la sustitución de la representación de algo por la integración identificadora de un todo.

     En estos años de fracaso evidente de las pseudo-democracias de Partidos, tipificadas por la corrupción sistemática y la baja calidad o la ausencia de debates parlamentarios, algunos intelectuales socialdemócratas tratan de poner de moda una corriente de opinión, bajo el lema de Teoría de la República deliberativa, con la pretensión de sustituir, o mejor dicho, de ampliar y mejorar las bases sociales que intervienen en la elección de la representación política. Aun reconociendo la buena intención de los promotores de esta teoría, sus propuestas no tienen el realismo ni la coherencia de las clásicas interpretaciones de la democracia participativa, cuyo fracaso práctico ha sido patente. Por estar centrada dicha teoría en el problema de la representación política y en la baja calidad de los debates parlamentarios, se hace aquí una crítica somera, pero radical, de la República deliberativa, no porque esta idea sea doctrinalmente incoherente, como lo es, sino por la fama mundial de sus defensores. La acuñación de su nombre, intercambiable por el de Democracia deliberativa, delata ya su inconsistencia conceptual y su carácter ideológico socialdemócrata.”

Antonio García-Trevijano Forte

TEORÍA PURA DE LA REPÚBLICA

EL FACTOR REPUBLICANO

Elecciones

http://www.bubok.es/libros/218609/Teoria-Pura-de-la-Republica-3-volumenes
http://www.bubok.es/libros/218606/Teoria-Pura-de-la-Republica

TEORÍA PURA DE LA REPÚBLICA – EL FACTOR REPUBLICANO. Elecciones (XXIV)

132

     “Se considera criminal la abstención de condenar el terrorismo. Una reprobación que la opinión pública no hace cuando se trata de crímenes comunes. Preferible al ruido de voces protocolarias donde no hay protocolo, el silencio es el único modo de expresar sentimientos íntimos, cuando la palabra sana es flatus voci ante la determinación terrorista. Millones de personas se dignifican con significativos silencios, en la inundación de voces irritadas por la impotencia de los gobiernos ante cada atentado. Voces que añaden, a su inutilidad, el eco buscado por el terrorismo. Finalidad de sus crímenes. La publicidad mediática cumple el propósito terrorista. El terror se propaga por quienes están en la creencia de que abstenerse de condenar a los criminales constituye un acto delictivo de omisión.

     La ley de sospecha, vivero de la guillotina durante el Gran Terror, cimentó la dictadura con la materia social temerosa de las denuncias del vecino. La nobleza moral no tiene miedo a que su silencio sea tomado como aprobatorio del crimen. Las manifestaciones contra el terrorismo adquieren sentido en las regiones donde los terroristas tienen una base social de apoyo y refugio, o donde la política represiva del terror sea tan equivocada que las manifestaciones se dirijan contra la ineficacia o la brutalidad de los gobiernos. Más alarma social que el terror produce la condena del silencio, en virtud del falso adagio de que quien calla otorga. Bárbara mutilación del aforismo canónico medieval: “quien calla otorga si, y sólo si, podía y debía hablar”. Los códigos penales lo han incorporado en la definición del delito de omisión, exigiendo que el omitente infrinja un especial deber jurídico o una específica obligación legal de actuar. Si los jueces estiman digna de represión alguna omisión sin esos requisitos legales, están obligados a abstenerse de todo procedimiento contra ella. En España, una ley del Estado de Partidos prohíbe y castiga no condenar verbalmente al terrorismo.

     Como las grandes verdades sociales que no quieren ser escuchadas, los dolores morales que impulsan la compasión por las víctimas del terror, son pudorosamente mudos. Las sonoras palabras no acuden a la boca de sinceros pensamientos, ni a la expresión de profundos sentimientos. Y los silencios de las almas angustiadas con los dolores ajenos, como los propios agravados en la oscura noche de insomnio, anuncian la aurora de esas buenas acciones y sentimientos que dicen más hablando menos.”

 

 

 

Antonio García-Trevijano Forte

TEORÍA PURA DE LA REPÚBLICA

EL FACTOR REPUBLICANO

Elecciones

http://www.bubok.es/libros/218609/Teoria-Pura-de-la-Republica-3-volumenes
http://www.bubok.es/libros/218606/Teoria-Pura-de-la-Republica

TEORÍA PURA DE LA REPÚBLICA – EL FACTOR REPUBLICANO. Elecciones (XXIII)

131

     “Dos aspectos de la abstención han sido desconocidos o maltratados. Uno, de carácter teórico, la capacidad creadora de la negatividad inherente a la abstención transitoria. Otro, de carácter práctico, la autocondena del Régimen que atribuye la abstención a factores extrapolíticos, como la circunstancia climática. El aspecto filosófico de la abstención no ha merecido la atención del pensamiento. Pero no es necesario leer a Hegel para saber que la negatividad es un elemento constitutivo de toda realidad. Abstenerse de votar es negar veracidad y representatividad al voto de listas.

     Un pueblo asiático no podía salir de la tiranía porque en su idioma no existía la partícula No. La resistencia a renegar de realidades de poder sin libertad, hace que los dictadores mueran en la cama, y que sus herederos oligarcas gobiernen con servidumbre voluntaria. Sin el concurso de la negatividad nada estaría determinado. Omnis determinatio est negatio (Spinoza). La abstención es una de esas negatividades, como las de la ausencia o las preguntas sin respuesta, a las que Sartre no consideró “nadas”, sino partes integrantes de la realidad. Los partidos estatales reconocen que los electores prefieren cuatro horas de sol a participar en elecciones insignificantes. Es la parte integrante de la realidad que hace fracasar la integración de las masas en el Estado, como pregonan y pretenden las Constituciones. El significado político de tan falsa explicación está en que los gobernados hedonistas no se moverán para salvar a los partidos estatales en caso de una grave crisis de su Estado.”

 

 

 

Antonio García-Trevijano Forte

TEORÍA PURA DE LA REPÚBLICA

EL FACTOR REPUBLICANO

Elecciones

http://www.bubok.es/libros/218609/Teoria-Pura-de-la-Republica-3-volumenes
http://www.bubok.es/libros/218606/Teoria-Pura-de-la-Republica

TEORÍA PURA DE LA REPÚBLICA – EL FACTOR REPUBLICANO. Elecciones (XXII)

130

     “El voto en blanco desprecia todas las candidaturas, pero aprecia el sistema electoral por listas de partido. La abstención, que no juzga la calidad de las personas candidatas, sino el modo autoritario y burlesco de meterlas en un parlamento tan ficticio como innecesario, atenta indirectamente contra la forma partidista del Estado, y directamente contra el sistema electoral. Dejar de votar no es privilegio moral de los republicanos, sino un derecho de las personas coherentes que no quieren votar sin elegir, ni ratificar partidos irresponsables, sino escoger representantes responsables. Personas que no pueden verse como menores en una representación legal, sino como mayores en una representación voluntaria. Que les repugna participar en una farsa electoral cuyos resultados jamás serán representativos de la sociedad civil. Que rehúsan ser cómplices de un fraude con apariencias de representación y que sólo es doble presentación de los partidos en el Estado. Que no quieren financiar con sus impuestos a los partidos adversarios de su ideología personal. Que desaprueban a los partidos estatales que se reparten el poder según las cuotas obtenidas en las urnas.

     Cuando es consciente de su naturaleza activa y de la negatividad particular que expresa, la decisión de no acudir a las urnas constituye un acto colectivo de gran trascendencia política y de un gran valor cívico. Lo consciente tiene mayor calado intelectual y moral que lo simplemente voluntario. La negatividad crítica, si no es actitud permanente como en el anarquismo, constituye un requisito previo a la innovación política. La abstención es enemiga de los partidos de integración de las masas en el Estado, pero no de los partidos de representación, como en EEUU, Gran Bretaña, Francia y Suiza. Mientras que en estos países una pequeña participación electoral no quita a los partidos su carácter representativo, en los Estados de Partidos una participación inferior al 50 por ciento del censo electoral, los priva de su potencial integrador de las masas, en virtud del cual se justificó su conversión en órganos del Estado. Los partidos estatales que no superan en conjunto la mitad del censo, dejan de ser necesarios al Estado y devienen enemigos mortales de la Sociedad. No es que pierdan legitimidad, pues esa cualidad nunca la tuvieron, sino que dejan de ser eficaces. Lo peor que le puede suceder a una maquinaria estatal.”

 

 

 

Antonio García-Trevijano Forte

TEORÍA PURA DE LA REPÚBLICA

EL FACTOR REPUBLICANO

Elecciones

http://www.bubok.es/libros/218609/Teoria-Pura-de-la-Republica-3-volumenes
http://www.bubok.es/libros/218606/Teoria-Pura-de-la-Republica

TEORÍA PURA DE LA REPÚBLICA – EL FACTOR REPUBLICANO. Elecciones (XXI).

129

     “Por los distintos motivos de la inacción, el término abstención ya no sirve para designar la voluntad de no votar; la voluntad de rehusar ligeras variantes abiertas de una misma falsedad. Hoy se refiere a la consciente decisión de aislar a la clase política del Estado de Partidos, dejándola que se cueza sola en su propia salsa votiva. Y pretende provocar la crisis de legitimación del sistema proporcional, a fin de sustituirlo por el único sistema que permite elegir en conciencia opciones realmente diferentes, y otorgar a los diputados carácter representativo de los electores. Elección de un diputado en cada mónada electoral por mayoría absoluta de los electores.

     La nueva voz que designa con precisión a los partidarios de la abstención por razones de coherencia política es la palabra abstencionarios. Además de ser expresiva de una actitud consciente y responsable, tiende a desactivar a tanta gente decorosa que acude a las urnas sin conocer el fraude en el que participa, ni darle importancia a que no elige personas sino partidos. Abstención activa: acción de desactivar la voluntad de participar en la ratificación de la depravada clase política partidocrática.”

 

 

 

Antonio García-Trevijano Forte

TEORÍA PURA DE LA REPÚBLICA

EL FACTOR REPUBLICANO

Elecciones

http://www.bubok.es/libros/218609/Teoria-Pura-de-la-Republica-3-volumenes
http://www.bubok.es/libros/218606/Teoria-Pura-de-la-Republica

TEORÍA PURA DE LA REPÚBLICA – EL FACTOR REPUBLICANO. Elecciones (XX).

 128

    “La voz abstención, privarse de hacer o tener, no pertenece en exclusiva al vocabulario político, al contrario de lo que le sucede a la palabra abstinencia, cuyo uso se restringe al terreno religioso o moral. Sin embargo, fue en su acepción moral donde la abstención cobró antaño dimensiones políticas con la ideología anarquista, y ahora muestra su inadecuación para designar la conducta de los que, sin asomo de acracia ni de apatía política, dejan de acudir a las urnas para no ser cómplices del fraude electoral. Dada la cantidad de personas que no votan en el sistema proporcional de listas de partido, se hace necesario distinguir, con una palabra nueva, la posición activa o la actitud positiva de quienes no sólo se abstienen de participar en el actual simulacro de votar sin elegir, sino que lo hacen de modo consciente, activo y público, para intentar que ninguna persona decorosa tome parte en la farsa, haciéndose partícipe de semejante superchería. Se abstienen para poner fin al engaño, deslegitimar al Régimen partidocrático y propiciar un movimiento ciudadano que promueva el restablecimiento de la manera tradicional de elegir un solo diputado por distrito pequeño o mónada social, mediante el sistema mayoritario de elección uninominal.

     En el Estado de Partidos, la tradicional palabra abstención sigue siendo expresiva de las actitudes ácratas ante las invitaciones a entrar por las ranuras que la oligarquía gobernante abre a la candidez gobernada. También es vocablo adecuado a los estados psíquicos de indiferencia o de abulia que hacen imposible toda elección de preferencias, toda formación de voluntad individual o colectiva. Unos estados de indecisión que emergen de la absoluta indigencia cultural o de la profunda ignorancia de lo político.”

 

 

Antonio García-Trevijano Forte

TEORÍA PURA DE LA REPÚBLICA

EL FACTOR REPUBLICANO

Elecciones

http://www.bubok.es/libros/218609/Teoria-Pura-de-la-Republica-3-volumenes
http://www.bubok.es/libros/218606/Teoria-Pura-de-la-Republica

TEORÍA PURA DE LA REPÚBLICA – EL FACTOR REPUBLICANO. Elecciones (XIX)

127

     “La guerra mundial derrotó a una de las ideologías totalitarias. Pero la necesidad de la reconstrucción europea, junto a la guerra fría, no sólo prolongaron la vigencia de la otra, sino que sustituyeron en todo el mundo la verdad por la propaganda ideológica. Esta ficción duró veinte años. La rebelión juvenil del 68, primero, y la crisis del petróleo, después, la destruyeron. Y desde que se vislumbró el final de la guerra fría, el lenguaje político de los partidos estatales, de los medios de comunicación y de la cátedra universitaria sólo ha podido expresar, en Europa continental, puras mentiras, ideas falsas, tópicos sin espacio o grandes vaciedades retóricas.

     Los tratados y comentarios políticos hablan hoy con particular idiotismo. La inteligencia o la veracidad de cualquier escritor se reconocen enseguida por su vocabulario. Quien es capaz de llamar democráticas a simples votaciones que también se realizan en cualquier régimen de poder, sea oligárquico o dictatorial, no sólo demuestra su culpable ignorancia de lo que designan las voces república, democracia y elecciones, sino sobre todo su falta de escrúpulo comunicativo y moral en el uso del idioma. Se debe recordar que las elecciones y el sufragio universal no fueron conquistas de la democracia, ni pueden ser por ello sus atributos definitorios. La democracia se llama representativa porque es heredera de la representación política inherente al sistema parlamentario. Las elecciones son la esencia del liberalismo, y para la democracia política un requisito sine qua non. Con separación de poderes, lo propiamente democrático es decidir por mayoría, sin consenso.”

 

 

 

Antonio García-Trevijano Forte

TEORÍA PURA DE LA REPÚBLICA

EL FACTOR REPUBLICANO

Elecciones

http://www.bubok.es/libros/218609/Teoria-Pura-de-la-Republica-3-volumenes
http://www.bubok.es/libros/218606/Teoria-Pura-de-la-Republica