TEORÍA PURA DE LA REPÚBLICA – LIBRO TERCERO. Capítulo VII. FILOSOFÍA DE LA ACCIÓN CONSTITUYENTE (XXI).

154

     “Todo revolucionario de la libertad política colectiva, aunque no lo sepa, es aristotélico. Actualizante y anti-actualista. Aristóteles combatió la doctrina de los megáricos, escuela socrática que negaba el movimiento de la potencia al acto. La Teoría Pura rechaza radicalmente la creencia de la filosofía fascista (Gentile) en la brutal idea hegeliana de que el actualismo del poder existente, el del Estado, sea la única racionalidad posible de la realidad. Si todo lo real fuera racional, tan irracional seria oponerse al poder realizado en la Dictadura como en el Estado de Partidos. La República sólo podría venir entonces de un acto de fuerza bruta, de un golpe de Estado o de una sublevación violenta que, sin libertad política, la impusieran como otra actualidad sin libertad. No sería República Constitucional, sino otra vez Constitucionaria. Es extraño que la doctrina de la imposibilidad real de lo posible sea creencia de las clases intelectuales semicultas de la partidocracia, entusiastas mitólogas del actualismo. La teoría biológica de la evolución de los embriones destruye la doctrina megárica que negaba la realidad del movimiento. Para Bergson, la realidad reducida a actualidad, sólo permite ser modificada por ¡evolución creadora en millones de años! Las realidades virtuales están probadas en biología y física. Los intelectuales partidocráticos, incapaces de concebir los cambios políticos antes de que se produzcan, creyeron que las dictaduras a las que apoyaron serían eternas. Sus mentes librescas son más rígidas y reaccionarias que el mundo social y político mentalizado por ellos.

     Un movimiento ciudadano hacia la República Constitucional sería una potencia tan real como la realidad sin potencia de la partidocracia. Sin la potencia de la posibilidad no existiría la probabilidad. Los fines de los repúblicos son reales porque son probables y realizables. En la política sucede lo que en los procesos de evolución de las especies en la Naturaleza. Lo posible no asegura que la bellota se desarrolle en encina, porque entre la potencia y el acto se interpone la libertad de los cerdos. Del mismo modo, entre la potencia de la voluntad de acción liberadora y la libertad política colectiva, se interpone la libertad de los partidos estatales y su mentalidad profesional de lo actual.”

 

Antonio García-Trevijano Forte

TEORÍA PURA DE LA REPÚBLICA

LIBRO TERCERO. Capítulo VII. FILOSOFÍA DE LA ACCIÓN CONSTITUYENTE.

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s