TEORÍA PURA DE LA REPÚBLICA – LIBRO TERCERO. Capítulo VII. FILOSOFÍA DE LA ACCIÓN CONSTITUYENTE (VIII).

151

     “La Constitución de EEUU plantea una paradoja al pensamiento político. En la naturaleza no existe excepción que confirme la regla. O bien la Constitución de EEUU no es producto de la naturaleza humana, o bien las Constituciones europeas son inhumanas. Si aquella es divina, éstas son diabólicas. Si aquella fue posible por alguna razón derivada de la naturaleza humana, no se explicaría la imposibilidad de la democracia en Europa, siendo así que países como Inglaterra, Francia, Alemania, Italia y Holanda llevaron a EEUU la cultura clásica, la renacentista, la Reforma religiosa y el espíritu de aventura que crearon su Constitución. Sin teoría de la libertad ni de la democracia, sin esquema de una acción adecuada a su conquista, la crítica insustancial integrada en el Estado de Partidos justifica sus incoherencias y contradicciones por la naturaleza oligárquica de los grupos constituyentes, y porque respondieron a lo mejor que se podía hacer -no a lo que se debía hacer con libertad- en la circunstancia excepcional de la derrota militar o muerte de los dictadores y ruina de los países derrotados. O sea, otra vez las circunstancias extraordinarias que justificaron el Terror. Pero justamente esa era la excepcionalidad que propiciaba y exigía la apertura de un período de libertad constituyente.

     La antigua creencia de que las oligarquías suceden a las tiranías era una construcción mental a posteriori de ciertos hechos conocidos, como también lo son las teorías políticas descriptivas de la modernidad. Ninguna ha sido elaborada para que, en lugar de justificar la dominación actual, prescriba el fundamento de la democracia en la libertad política colectiva. Los fundamentos de la Realpolitik, parapetos intelectuales contra la libertad de pensamiento y de acción, se basan en consensos que paralizan, más que las acciones de la libertad, la imaginación misma de que sean posibles. Los medios de comunicación, intelectual orgánico del Estado de Partidos, son los centinelas de la sinarquía de poder que los premia y enriquece. Nada está más alejado de la realidad integral que esas pseudo-teorías socialdemócratas, incapaces de ver la necesidad de libertad política en los pueblos europeos, a los que gobiernan con mercantilistas fórmulas de progreso material incierto con regreso moral cierto. Se creen realistas porque legitiman realidades oligárquicas en los Estados de Partidos. No saben que son piezas del aparato estatal de anulación de la sociedad, ni que la libertad política sea conquistable en el proceso de realización histórica de realidades más profundas, mediante la acción constituyente derivada de la potencia de una idea de libertad colectiva fundamentalmente realista.”

 

Antonio García-Trevijano Forte

TEORÍA PURA DE LA REPÚBLICA

LIBRO TERCERO. Capítulo VII. FILOSOFÍA DE LA ACCIÓN CONSTITUYENTE.

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s