TEORÍA PURA DE LA REPÚBLICA – LIBRO TERCERO. Capítulo VII. FILOSOFÍA DE LA ACCIÓN CONSTITUYENTE (II).

145

     “La mente común arrastra la creencia secular de que una cosa es la teoría de una idealidad, como la República Constitucional, que siendo racional y razonable sólo sería realizable en idea, y otra muy distinta la posibilidad de que su puesta en práctica mantenga la integridad sistemática de la teoría, incluso si su potencia virtual venciera la resistencia del régimen de poder irracional establecido en el Estado. Lo que se admite en las ciencias aplicadas, en las empresas tecnológicas, en los juegos constitutivos de sus reglas y en las obras de arte, se rechaza en la política. Donde se piensa que lo bien pensado en teoría se realiza necesariamente mal en la práctica, a causa de la condición humana. Tal objeción está justificada en las teorías utópicas o idealistas, pero no en las concepciones realistas de la política, que en ningún aspecto se apartan de la condición humana, tan egoísta y miserable como altruista y noble, según las instituciones que la gobiernen.

     Pero lo que tiene lugar entre idea y realidad tampoco es filosofía de la acción. La reflexión de Merleau Ponty -tanto importa saber los principios teóricos como las fuerzas sociales y personales que los ponen en práctica-, se extiende ahora a todo el mundo político. Nada escapa hoy a la visión universal de la conciencia. En nosotros conviven la clara realidad de lo que vemos, mentiras y crímenes de Estado, y la impotencia de no encontrar los medios idóneos para remediarlo. El problema de la conciencia del mundo ya no está en la obscuridad de lo que sucede, ni en la ignorancia de las causas de los sucesos. Ahora se trata de convertir las conciencias ofuscadas por los continuos delitos y fracasos políticos, en voluntades atraídas a la libertad de acción política, para instituir un orden político donde las corrupciones y violencias institucionales sean la excepción.”

 

Antonio García-Trevijano Forte

TEORÍA PURA DE LA REPÚBLICA

LIBRO TERCERO. Capítulo VII. FILOSOFÍA DE LA ACCIÓN CONSTITUYENTE.

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s