TEORÍA PURA DE LA REPÚBLICA – LIBRO TERCERO. Capítulo VI. PRESIDENCIA DEL CONSEJO DE GOBIERNO. PODER EJECUTIVO DEL ESTADO (XI).

130

     “Aquí no se intenta establecer un catálogo de las clases de corrupción política, ni los criterios para evaluarlas con parámetros comunes a todos los sistemas de gobierno, como hace la conocida entidad Transparencia Internacional. Lo que interesa conocer en el análisis del poder ejecutivo son las formas de corrupción en los Estados europeos de Partidos, cuyo prototipo es la prevaricación, por insuficiencia de control institucional de las decisiones de Gobierno en materias económicas. Prevaricación fomentada por la ausencia de instituciones pertinentes de control del poder ejecutivo, o amparada en el despropósito de confiarlo a los partidos estatales en proporción a las cuotas electorales obtenidas. Lo que equivale a confiar la vigilancia de la honestidad del poder ejecutivo al autocontrol del partido estatal en el Gobierno, aconsejado por espejos de nuevos príncipes deshumanizadores y corruptores de la vida pública y social.

     El autocontrol del poder de una persona sobre otras no es una quimera en relaciones de jerarquía dentro de círculos sociales pequeños, como los familiares, los docentes o los patronales en empresas personales con pocos empleados. Pero una ley social inscrita en toda ambición sin fuero hace imposible el autocontrol del poder a distancia del que lo padece. Sucede en este terreno como en las armas de matar a distancia. Se ha dicho que las guerras dejaron de ser humanas cuando se inventó el cañón y los bombardeos desde el aire. La nobleza en la pelea desaparece cuando no se divisa al enemigo que se mata. Y la jurisprudencia penal gradúa el castigo del asesinato, según el arma utilizada, por la mayor crueldad que entraña el que se ejecuta con la cercanía corporal del acecho o del ensañamiento.

[…]

     Entre los variados tipos de corrupción, ninguno hay más distinguido y menos arriesgado que el de la información privilegiada, ni menos perseguible y más enriquecedor que el de concesión de licencias para medios de comunicación, telefonía, servicios a usuarios masivos y nuevas tecnologías, con leyes especiales preparadas por y para los adjudicatarios.”

 

Antonio García-Trevijano Forte

TEORÍA PURA DE LA REPÚBLICA

LIBRO TERCERO. Capítulo VI. PRESIDENCIA DEL CONSEJO DE GOBIERNO. PODER EJECUTIVO DEL ESTADO.

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s