TEORÍA PURA DE LA REPÚBLICA – LIBRO TERCERO. Capítulo V. PRESIDENCIA DEL CONSEJO DE JUSTICIA. AUTORIDAD Y POTESTAD JUDICIAL (XXIV).

116

     “La creación de una Sala de lo Constitucional en el Tribunal Supremo, implica la desaparición del Tribunal Constitucional y la aprobación de una Ley procesal que regule la constitución y funcionamiento de la nueva Sala, bajo el principio sagrado de que todos los juzgadores, desde la primera instancia hasta la Sala correspondiente del Tribunal Supremo, están obligados a sentenciar, sin poder alegar laguna, oscuridad o insuficiencia de las leyes. Si aprecian motivos de inconstitucionalidad en la ley aplicable, tampoco pueden suspender el juicio, hasta que resuelva la cuestión la Sala de lo Constitucional. En todo caso, los tribunales han de sentenciar.

     La parte perjudicada podrá recurrir en apelación alegando la inconstitucionalidad de la ley en que se ha basado el fallo. La sentencia de la apelación también puede ser recurrida ante la Sala de lo Constitucional en el Tribunal Supremo. No como extraordinario recurso de amparo, cuyo nombre sugiere otro poder superior, sino como normal recurso de constitucionalidad. Esta gran novedad procesal aproximaría la jurisdicción judicial europea al sistema de EEUU, pero mejorándolo sustancialmente, y daría impulso decisivo al desarrollo científico de la jurisprudencia. Sin esta potestad de los jueces y tribunales ordinarios, para declarar en sus sentencias la inconstitucionalidad de las leyes, no podrá existir control del poder legislativo por parte de la potestad judicial. El equilibrio de poderes lo establece el recurso judicial de inconstitucionalidad de una ley emanada del poder legislativo, y la necesidad de que este poder apruebe mediante ley el presupuesto de la judicatura que ella misma confeccione.

     Por otra parte, obligados los abogados a examinar desde la primera instancia la constitucionalidad de las leyes, elevaría no sólo el nivel de sus conocimientos jurídicos, y la amplitud de su perspectiva analítica, sino sobre todo la visión jurídica desde la que se percibe la ley como solución de un conflicto de intereses sociales o económicos. No como producto de la razón jurídica o de la justicia ideal, sino como consagración de un interés predominante en oposición a otros. Lo cual abriría el conocimiento del derecho a la inteligencia critica de la sociedad, a la sociología jurídica.”

 

Antonio García-Trevijano Forte

TEORÍA PURA DE LA REPÚBLICA

LIBRO TERCERO. Capítulo V. PRESIDENCIA DEL CONSEJO DE JUSTICIA. AUTORIDAD Y POTESTAD JUDICIAL.

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s