TEORÍA PURA DE LA REPÚBLICA – LIBRO TERCERO. Capítulo V. PRESIDENCIA DEL CONSEJO DE JUSTICIA. AUTORIDAD Y POTESTAD JUDICIAL (XIII).

104

     “No puede haber independencia en el gobierno de los jueces si no se adquiere con el modo original de constituirlo. Originalidad de origen, de elección por factores individuales independientes. No de componendas entre poderes constituidos. La potestad judicial no puede competir en dimensión democrática con los poderes legislativo y ejecutivo. La base electiva de estos poderes se extiende a toda la comunidad nacional, mientras que el cuerpo electoral de un Consejo de Justicia no puede ir más allá del sector social activa y profesionalmente interesado y comprometido en conseguir y mantener la independencia real y objetiva de la judicatura, por la dignidad de tan excelsa profesión jurídica. Pero si su dimensión democrática es menos extensa que la del poder legislativo o el ejecutivo, es más intensa por ser advocativa o tutelar de una comunidad electoral pequeña. Si en el poder legislativo predomina la acción preventiva y en el poder ejecutivo la acción directa, en el judicial prevalece la acción reflexiva de sí misma. La dimensión moral de la acción de hacer justicia, sin demorarla, puede dar a la carrera judicial el respeto de la cortesía social que la tradición concedió a las profesiones básicamente espirituales, como las sacerdotales, las científicas o las artísticas.

     La limitación cuantitativa de este electorado cualificado viene impuesta por la aspiración de que el más alto cargo de la organización judicial sea cubierto por un jurista de la mayor competencia sobre las razones técnicas y sistemáticas del Derecho, y esto solamente lo saben o lo pueden saber los profesionales de la justicia legal. Y además, por la conveniencia social de que la probidad y buena fama del jurista elegido transmita, al conjunto de la sociedad justiciable, la seguridad de que la Justicia no será aleatoria, por ser jurisperita, ni sobornable o venal, por ser autónoma y autosuficiente.”

 

Antonio García-Trevijano Forte

TEORÍA PURA DE LA REPÚBLICA

LIBRO TERCERO. Capítulo V. PRESIDENCIA DEL CONSEJO DE JUSTICIA. AUTORIDAD Y POTESTAD JUDICIAL.

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s