TEORÍA PURA DE LA REPÚBLICA – LIBRO TERCERO. Capítulo V. PRESIDENCIA DEL CONSEJO DE JUSTICIA. AUTORIDAD Y POTESTAD JUDICIAL (VI).

97

 

     “Esta necesidad de traducción convierte al juez en hermeneuta constructor del puente que enlaza dos mundos, el abstracto de la ley y el concreto de la relación litigiosa; y dos tiempos, el de la promulgación de la ley y el de su aplicación en la sentencia. Sin observar las reglas de la heurística, en la selección de los actos jurídicos que deben ser interpretados, y de la hermenéutica, en la interpretación de las leyes y los hecho sobre los que se litiga, la probabilidad de sentencias justas es la del azar de cara o cruz en la moneda lanzada al aire, pese a la probidad de los juzgadores. La carrera de abogado no basta para aspirar a la judicatura, si no la complementan conocimientos básicos de sociología del derecho y de hermenéusis jurídica. Las reglas legales para la interpretación de las normas son insuficientes. Tan importantes como los códigos son los criterios interpretativos. Pero el desarrollo de la hermenéutica ha sido tan autónomo que terminó por olvidar su condición de método, para convertirse, con Heidegger, Gadamer y Ricoeur, en una ontología del “acontecer hermenéutico”. El poeta nos advirtió del peligro. “Los hombres interpretan las cosas según el sentido que les dan, muy diferente quizás de aquel al que se dirigen las cosas mismas” (Shakespeare, Julio Cesar, acto I, escena. III, Cicerón).

     Menos mal que la ciencia jurídica tuvo la fortuna de encontrar en la obra magistral de Emilio Betti, sobre la interpretación de las leyes y los actos jurídicos (1949), la escuela que rebajó las ambiciones ontológicas de la hermenéutica filosófica, para volver a ponerla, en tanto que ciencia de la interpretación jurídica, al servicio metódico de la jurisprudencia europea continental. Una obra comparable a la del “acto de habla” en el derecho anglosajón, que pone en la promesa la primera piedra del edificio jurídico.”

 

Antonio García-Trevijano Forte

TEORÍA PURA DE LA REPÚBLICA

LIBRO TERCERO. Capítulo V. PRESIDENCIA DEL CONSEJO DE JUSTICIA. AUTORIDAD Y POTESTAD JUDICIAL.

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s