TEORÍA PURA DE LA REPÚBLICA – LIBRO TERCERO. Capítulo IV. PRESIDENCIA DEL CONSEJO DE LEGISLACIÓN. PODER LEGISLATIVO DE LA NACIÓN (XX).

91

     “Al perverso fenómeno de la inestabilidad de las leyes, se ha unido, desde la guerra mundial, el lenguaje enrevesado y exótico que usan las nuevas leyes continentales, a causa de la deficiente comprensión de las instituciones jurídicas anglosajonas que les sirven de modelos. El precepto de que la ignorancia de las leyes no excusa de su cumplimiento, deja de tener sentido cuando hasta los propios magistrados no las entienden.

     La revolución institucional en materia legislativa, propuesta en esta Teoría Pura, debe acompañarse de una profunda renovación del lenguaje jurídico, para que nuevas generaciones de legisladores y jueces acerquen la comprensión de las leyes y las sentencias a los que han de acatarlas. Mientras tanto, las leyes no deben publicarse sin revisión de su estilo y de los términos traducidos de otro idioma, para que la letra se corresponda con el espíritu de la causa típica, o iusta consideratio, del contrato atípico que primero tipifica la costumbre y luego regula la ley. En las leyes debe encontrarse la mejor expresión del idioma en claridad y rigor lingüístico.”

 

 

Antonio García-Trevijano Forte

TEORÍA PURA DE LA REPÚBLICA

LIBRO TERCERO. Capítulo IV. PRESIDENCIA DEL CONSEJO DE LEGISLACIÓN. PODER LEGISLATIVO DE LA NACIÓN.

 

Teoría Pura de la República – 3 VOLÚMENES

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s