TEORÍA PURA DE LA REPÚBLICA – LIBRO TERCERO. Capítulo IV. PRESIDENCIA DEL CONSEJO DE LEGISLACIÓN. PODER LEGISLATIVO DE LA NACIÓN (V).

76

 

     “El Estado de Partidos es tan bárbaro y elemental que, como en las dictaduras y Estados totalitarios, no crea problema teórico o conceptual en materia de representación y de legislación. Los partidos son a la vez órganos del Estado, legisladores y representantes de sí mismos. Bajo el pretexto de integrar a las masas en el Estado, una idea puramente fascista, la partidocracia suprimió la representación civil para que el partido estatal mayoritario en elecciones proporcionales, entre partidos estatales, hiciera las leyes en Parlamentos estatales y las ejecutara con Gobiernos de partidos estatales. El poder estatal que gobierna es el mismo que legisla. Esto se decide en unas elecciones que se llaman legislativas, pero que se conciben y realizan como si fueran elecciones presidenciales. Dada la estructura oligárquica de la organización interna de los grandes partidos, quien gobierna y legisla es el aparato permanente que controla y dirige al partido gobernante. Y la oligarquía de partidos legisla, con naturalidad corruptora, el interés de la aristocracia financiera, industrial y comercial.

     Aunque las Constituciones de la partidocracia separan las funciones de legislar y gobernar, eso no tiene significado teórico ni efecto práctico. En un partido gobernante-legislador, ni siquiera cabe hablar de separación de funciones dentro de un mismo partido. La prohibición angelical del mandato imperativo no es impedimento para que la disciplina de partido imponga bloques de voto partidista en los Parlamentos. Si los Tribunales Constitucionales fueran independientes de los partidos que nombran a sus miembros, todas las leyes de la partidocracia serian declaradas nulas de pleno derecho, por infracción de la norma constitucional que prohíbe el mandato imperativo. Este escandaloso atropello de la Constitución partidocrática no ha sido denunciado jamás en los medios de comunicación ni en las cátedras europeas. Todo el mundo jurídico y político sabe que se legisla con ficciones engañosas. Todos se prestan a esta falsedad, que ha impedido hasta ahora el nacimiento de una ciencia política.”

 

Antonio García-Trevijano Forte

TEORÍA PURA DE LA REPÚBLICA

LIBRO TERCERO. Capítulo IV. PRESIDENCIA DEL CONSEJO DE LEGISLACIÓN. PODER LEGISLATIVO DE LA NACIÓN.

 

Teoría Pura de la República – 3 VOLÚMENES

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s