TEORÍA PURA DE LA REPÚBLICA – LIBRO TERCERO. Capítulo III. CÁMARA DE REPRESENTANTES MONÁDICOS. POTESTAD LEGISLATIVA (XIV).

60

     “El Estado tiene potestades normativas en todas las materias que son de su incumbencia, en tanto que ordenador y director de la Administración central, excluida la Justicia. Es agente fiscal de la acción impositiva y recaudatoria; emisor de deuda pública; regulador de las relaciones internacionales; de las libertades públicas y del orden público; de las fuerzas armadas; de la docencia y sanidad públicas; de las vías de comunicación; de la seguridad del tráfico; de la salubridad de los alimentos y medicinas; de la libre competencia; de los derechos sociales con categoría constitucional y, en general, de los asuntos que, perteneciendo a lo político, a la cosa pública, no han entrado todavía en las zonas sociales conflictivas, que constituyen el campo de la acción política, o han salido de ellas. Lo político, lo común, pertenece al Estado. La política, lo diverso, lo contrariado y lo conflictivo, al Gobierno. La Cámara de Representantes regula mediante leyes directivas el orden privado y el orden comunitario.

     La Nación, idea abstracta, histórica y sentimental, fue concretada como fundamento del Estado moderno. Pero fundamentar no es crear una relación de identidad entre lo fundante y lo fundado. Ese error metafísico causó a la humanidad el mal absoluto del Estado nacionalista. La descolonización creó la realidad de Estados sin Nación. Ahí es normal que todas las instituciones políticas sean puramente estatales. Pero en los Estados europeos, fundados sobre naciones históricas, lo natural es que sobrevivan las más emblemáticas de las antiguas instituciones nacionales, Iglesia y Asamblea legislativa de impuestos y derechos, como sucedió en Inglaterra durante el largo período de Government en lugar de Estado. Las guerras de religión terminaron separando la Iglesia y el Estado. Queda pendiente la separación de Estado y Asamblea legislativa. El modelo de Estado napoleónico ha mantenido la estatalización de la Asamblea nacional. Nada se opone, salvo las inercias de la rutina mental, a que también se separen en sus fundamentos y en sus funciones.”

 

 

Antonio García-Trevijano Forte

TEORÍA PURA DE LA REPÚBLICA

LIBRO TERCERO. Capítulo III. CÁMARA DE REPRESENTANTES MONÁDICOS. POTESTAD LEGISLATIVA.

 

Teoría Pura de la República – 3 VOLÚMENES

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s