TEORÍA PURA DE LA REPÚBLICA – LIBRO TERCERO. Capítulo III. CÁMARA DE REPRESENTANTES MONÁDICOS. POTESTAD LEGISLATIVA (VI).

52

    “El Estado de Partidos, con todos los poderes del Estado controlados por el partido gobernante, no necesita la sutileza de la separación funcional de los poderes estatales. Bien sea solo o en coalición con otro, tiene la verdad del hacedor de leyes que él mismo ejecuta y nombra la Autoridad de quienes han de juzgarlas. Sin separación funcional, ni en origen, de los poderes estatales, la verdad de la ley se define por la autoridad estatal de los partidos legisladores y por los requisitos de forma legal, cualquiera que sea su contenido normativo. La autoridad de la ley proviene de la autoridad del legislador estatal. La autoridad partidista puede permitirse el lujo de repartir privilegios entre sus sostenedores, con la sola precaución de cumplir los requisitos de forma, exigidos por el principio de legalidad, y los de redacción abstracta, requerida por el principio de generalidad, aunque pocas personas entren en el supuesto de hecho contemplado por la ley. Ninguna diferencia con la definición de las leyes de las dictaduras, cumplidoras de los principios de formalidad y de generalidad.

     Los Parlamentos de las partidocracias, además de no ser constitucionales, son superfluos. Anticonstitucionales porque todos los diputados votan las leyes bajo el mando imperativo de sus partidos, prohibido en las Constituciones. Todas ellas son nulas por infracción directa de esa norma constitucional. Son superfluos porque nada añaden, salvo el mayor costo, a un comité de jefes de partido estatales que se reuniera en una salita y dictara las leyes, designara al jefe del ejecutivo, nombrara las comisiones parlamentarias de incontrol (no control) del Gobierno, adjudicara las cuotas correspondientes a cada partido en el poder judicial, repartiera los altos cargos en entes públicos o empresas estatales, y aprobara los Presupuestos, tal como hacen hoy los diputados de lista en los Parlamentos, sea por consenso o por votación, según el porcentaje de escaños obtenido en las elecciones. Esto no es, en modo alguno, una caricatura del Parlamento de Partidos estatales, ni una distorsión o una simplificación reductora de su funcionamiento real y completo. Sería una estricta supresión de las innecesarias formalidades parlamentarias y de los inútiles diputados de lista, sin atentar en lo más mínimo a la causa, la naturaleza y equilibrio de todas las funciones actuales de los parlamentos de partidos.

     Ya no hay que anticiparse a los efectos para comprobar la exactitud de las previsiones de Walter Bagehot, en su famosa polémica con Stuart Mill, sobre las consecuencias nefastas de la elección proporcional, causante de la irresponsabilidad y corrupción de todos los partidos estatales. Lo que aquí se pretende es hallar la solución teórica y practicable en la inexplorada cuestión de cómo explicar que se pueda transformar en ley estatal la suma mayoritaria de opiniones o criterios civiles, sin una institución mediadora que permita a los Parlamentos de representantes no perder la igualdad de naturaleza con los ciudadanos representados, exigida por el principio universal de lealtad. Dicho de otro modo, cómo es posible que la sociedad civil gobernada pueda creer que está obedeciendo a sus propias leyes, cuando éstas son dictadas y promulgadas por órganos estatales.”

 

 

Antonio García-Trevijano Forte

TEORÍA PURA DE LA REPÚBLICA

LIBRO TERCERO. Capítulo III. CÁMARA DE REPRESENTANTES MONÁDICOS. POTESTAD LEGISLATIVA.

 

Teoría Pura de la República – 3 VOLÚMENES

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s