TEORÍA PURA DE LA REPÚBLICA – LIBRO TERCERO. Capítulo II. MÓNADA REPUBLICANA (VI).

35

     “Mónada es una palabra griega, monás, monadós, que quiere decir unidad componente de la realidad. Son substancias indivisibles. No pueden aparecer por suma de agregados, sólo por creación, y no pueden desaparecer por disolución. Sólo por aniquilación.

[…]

     Leibniz introdujo el término monade en una carta de 13 marzo de 1696, antes de compaginar la idea de individualidad con las de continuidad y vínculo sustancial de las mónadas, en su Monadologíe de 1714. “La mónada es una sustancia simple (sin partes) que entra en los compuestos”. A diferencia de los átomos, las mónadas no poseen carácter material y gozan de independencia mutua, pues las interacciones entre ellas sólo son aparentes. En virtud del principio de la armonía preestablecida, cada mónada obedece al conjunto de instrucciones preprogramadas, de modo que una mónada sabe qué hacer en cada momento. Estas instrucciones pueden entenderse como análogas a las leyes científicas que gobiernan a las partículas elementales del átomo o al código genético. Por esas instrucciones intrínsecas, cada mónada es un pequeño espejo del universo. Las mónadas son necesariamente pequeñas.

[…]

     Es un hecho de evidencia que el sujeto de la libertad política colectiva no puede ser el individuo aislado, y un hecho de experiencia, que la más pequeña unidad política representable es la comunidad vecinal. Sobre esta base firme se puede construir una monadología política, realista y congruente con una teoría de la representación política, al modo como los juristas lo hacen, para la representación voluntaria de las personas físicas y morales, con la autonomía de la voluntad en el derecho privado contractual. Ellos saben que, en el derecho romano, para conseguir los efectos prácticos de la representación de una persona por otra, se consideró que lo representado era el objeto del negocio (procuratio in rem) o, dicho con mayor precisión, la relación sujeto-objeto. La representación de las personas jurídicas o colectivas opera de manera análoga. No es una ficción que lo representado en éstas por el apoderado, sea en realidad la relación de una asociación con el objeto social de la transacción, aunque el derecho moderno haya reconocido personalidad jurídica directa a la asociación, para simplificar, desde el punto de vista formal, la acción representativa de las personas colectivas o jurídicas.”

 

 

Antonio García-Trevijano Forte

TEORÍA PURA DE LA REPÚBLICA

LIBRO TERCERO. Capítulo II. MÓNADA REPUBLICANA.

 

 

Teoría Pura de la República – 3 VOLÚMENES

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s