TEORÍA PURA DE LA REPÚBLICA – EL FACTOR REPUBLICANO. Elecciones (XXV).

133

     “A primera vista, puede parecer que el tema electoral, propio de la democracia, no debe ser tratado en una Teoría Pura de la República Constitucional. Pero sucede que las elecciones constituyen la acción y el momento donde la materia de lo político, es decir, lo estatal y republicano, se contrae y concreta en materia de la política, es decir, en acción legislativa y de gobierno. Por eso decía Carl Schmitt, en la obra citada, que las elecciones muestran la esencia de lo político, yendo incluso más allá de las instituciones estatales, por su capacidad de lograr la identidad entre gobernantes y gobernados, y la representación de éstos por aquellos. Esta doctrina de Schmitt, tan poco refinada, le permitió sostener la peligrosa falsedad de que “bolchevismo y fascismo son antiliberales, pero no antidemocráticos”. Contradicción insuperable, pues además de confundir democracia formal y democracia material, no percibe que donde hay identidad, que es la forma sublimada de la presencia de un sujeto en otro, como en el sistema proporcional de identificación del votante con un partido, no puede haber representación alguna. Schmitt no comprendió lo que la jurisprudencia alemana consagró después como esencia del Estado de Partidos, o sea, la sustitución de la representación de algo por la integración identificadora de un todo.

     En estos años de fracaso evidente de las pseudo-democracias de Partidos, tipificadas por la corrupción sistemática y la baja calidad o la ausencia de debates parlamentarios, algunos intelectuales socialdemócratas tratan de poner de moda una corriente de opinión, bajo el lema de Teoría de la República deliberativa, con la pretensión de sustituir, o mejor dicho, de ampliar y mejorar las bases sociales que intervienen en la elección de la representación política. Aun reconociendo la buena intención de los promotores de esta teoría, sus propuestas no tienen el realismo ni la coherencia de las clásicas interpretaciones de la democracia participativa, cuyo fracaso práctico ha sido patente. Por estar centrada dicha teoría en el problema de la representación política y en la baja calidad de los debates parlamentarios, se hace aquí una crítica somera, pero radical, de la República deliberativa, no porque esta idea sea doctrinalmente incoherente, como lo es, sino por la fama mundial de sus defensores. La acuñación de su nombre, intercambiable por el de Democracia deliberativa, delata ya su inconsistencia conceptual y su carácter ideológico socialdemócrata.”

Antonio García-Trevijano Forte

TEORÍA PURA DE LA REPÚBLICA

EL FACTOR REPUBLICANO

Elecciones

http://www.bubok.es/libros/218609/Teoria-Pura-de-la-Republica-3-volumenes
http://www.bubok.es/libros/218606/Teoria-Pura-de-la-Republica

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s