TEORÍA PURA DE LA REPÚBLICA – LIBRO TERCERO. Capítulo I. LEALTAD REPUBLICANA (X).

25

     “Para ser estables, las formas de una comunidad con división del trabajo han de ser congruentes con la naturaleza de sus relaciones sociales y políticas. En las modernas sociedades de consumo masivo de mercancías elaboradas o fabricadas en serie, como sucede en toda compraventa o promesa vinculante, lo decisivo y significante no es la solidaridad entre productores e intermediarios, cuyos intereses son opuestos a los del comprador, sino la lealtad al último cliente, a través de la cadena de lealtades entre todos los agentes del proceso abierto con la división social del trabajo.

   Las relaciones laborales no pueden estar fundadas en la solidaridad orgánica con la empresa, cuya persecución indefinida del beneficio no converge con un aumento correlativo de los salarios. La inteligente lealtad a la empresa, sin ser ideológica como en Japón, presta más seguridad a la creación de empleo estable que la antigua legislación laboral contra el despido. Es evidente que esta nueva lealtad a la empresa no puede nacer donde no hay lealtad del empresario al trabajador. Este tipo de lealtades económicas recíprocas fundamenta y aumenta la división del trabajo. Que en el pasado no pudo aparecer sin previa confianza en la lealtad mutua, y cuya expansión en el futuro será progresiva gracias a la lealtad creciente entre los agentes de un mismo producto, compuesto de elementos elaborados en la propia casa del trabajador o en unidades de producción a distancia. Esta nueva onda expansiva de las lealtades económicas se desarrollará, quizás en progresión geométrica, con las modernas tecnologías del ordenador, redes de internet y telefonía móvil.

     Pero además de estas nuevas extensiones de las lealtades económicas, la pluralidad de estados del ciudadano que ha traído consigo la relativa riqueza del empleado, en tanto que propietario de vivienda y vehículos de transporte, vacaciones pagadas, espectador de acontecimientos musicales o deportivos, y consumidor de servicios públicos en igualdad de condiciones, sin diferenciación de clases o categorías sociales, hace nacer otras lealtades de la igualdad donde, no existiendo oposición de intereses, su observancia o cumplimiento ha de ser garantizado por la ley.”

Antonio García-Trevijano Forte

TEORÍA PURA DE LA REPÚBLICA

LIBRO TERCERO. Capítulo I. LEALTAD REPUBLICANA.

http://www.bubok.es/libros/218609/Teoria-Pura-de-la-Republica-3-volumenes
http://www.bubok.es/libros/218606/Teoria-Pura-de-la-Republica

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s