TEORÍA PURA DE LA REPÚBLICA – EL FACTOR REPUBLICANO. Elecciones (VI)

114

     “En la teoría parlamentaria, el pueblo elegía a sus diputados para la Asamblea y ésta elegía al Gobierno. No había separación de poderes, pero sí de funciones. El legislativo preponderante representaba a la Sociedad. El ejecutivo, designado por él, era representativo del Estado. En el Estado de Partidos, ya no hay poder legislativo per se, ni representación alguna de la Sociedad. El Estado, a través de sus órganos partidistas, la representa. No hay separación de poderes ni de funciones, sólo de funcionarios. El monopolio del poder transitorio de un Partido estatal ha sustituido la dictadura permanente del Partido único. El jefe del partido ganador en las elecciones legislativas dispone de los tres poderes del Estado. En la llamada democracia de partidos no hay poder legislativo ni judicial independientes de los criterios decisivos del partido gobernante. Son meras potestades subordinadas al poder ejecutivo. Este único poder no sólo retiene la iniciativa legislativa y el gobierno de los jueces, sino que mantiene el orden social transformando en leyes y sentencias, es decir, en mundo jurídico, el equilibrio oligárquico de los poderes económicos y sindicales en el mundo social, es decir, transformando lo político en política.

     Como si se tratara de elecciones primarias, los votantes en la partidocracia no eligen diputados personales, sino listas de compromisarios o delegados de partidos estatales, confeccionadas por los aparatos dirigentes de cada uno y controlados por el jefe del aparato. Los compromisarios de la lista que resulte mayoritaria o la más votada, obedeciendo al compromiso adquirido y cumpliendo el trámite protocolario, designan Presidente del Gobierno al jefe del partido que los puso en la lista. La escena teatral finge que lo eligen en el momento de la investidura, cuando todo el mundo sabe que ha sido el propio jefe del partido ganador quien se propuso a sí mismo como Presidente del Gobierno, escogiendo a los diputados de su lista que luego fingirán investirlo en una ceremonia parlamentaria, para no coronarse a sí mismos como Napoleón. Estos cumplen su deber de obediencia, como si las legislativas fueran presidenciales, con la complicidad de los votantes en el fraude institucional de convertir las representaciones en ejecuciones.”

Antonio García-Trevijano Forte
TEORÍA PURA DE LA REPÚBLICA
EL FACTOR REPUBLICANO
Elecciones

http://www.bubok.es/libros/218609/Teoria-Pura-de-la-Republica-3-volumenes
http://www.bubok.es/libros/218606/Teoria-Pura-de-la-Republica

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s