TEORÍA PURA DE LA REPÚBLICA – EL FACTOR REPUBLICANO. Elecciones (IV).

112

     “El saber político se identifica con el vulgar, el gobernante piensa como el más inculto gobernado. Se cree que hay libertad porque el pueblo elige a sus gobernantes, entre listas de candidaturas forzosas ¡en elecciones legislativas!, y tiene libertad de expresión ¡sin libertad de pensamiento! Los hechos desmienten este doctrinarismo sin teoría. No importa. La razón de Autoridad hace verosímil la falsedad electoral. No elige quien no puede deponer al elegido. Es tan absurda la confusión de elección libre con elección predeterminada en listas de candidatos impuestos, tan enorme el disparate de identificar adhesiones y elecciones, que la elección partidocrática ha tenido que fundarse en la “fe de carbonero partidista”, derivada de la tradicional fórmula de la absurdidad. Credo quia absurdum.

     Ni el antirracional Tertuliano se atrevió a semejante jactancia de la locura de Autologos de partido estatal, cuando dijo que creía en la muerte del Hijo de Dios porque era inepto, y en la Resurrección porque era imposible. Las bases sentimentales de la creencia en la veracidad de la síntesis adefésica de votar sin elegir, provienen de la continuidad cultural que ha tenido en Europa la tradición agustiniana del credo ut intelligam. Es necesario creer para entender. Creyendo que el consenso de partidos estatales es la libertad política, se puede entender que se consideren libres unas elecciones donde no se puede votar más que a listas de partidos estatales, sin representar a los electores y sin opciones de gobierno claramente diferenciadas.

     ¿Por qué se ha tomado al hecho electoral como prueba definitiva de la existencia de libertad política? ¿Acaso no había elecciones en las dictaduras nacionalistas y en los Estados totalitarios? Nadie puede decir ahora que aquellas elecciones no eran libres, pues su característica definitoria, el censo de candidatos o candidaturas impuestas, era la misma que la existente ahora en el Estado de Partidos. El motivo de que se otorgue esa supremacía al hecho electoral no es marcar diferencias con las dictaduras, sino afirmar la equivalencia de las elecciones de partido por el sistema proporcional, con las representaciones personales en el sistema mayoritario anglosajón, suizo y francés, presupuesto necesario de la democracia representativa.”

Antonio García-Trevijano Forte
TEORÍA PURA DE LA REPÚBLICA
EL FACTOR REPUBLICANO
Elecciones

http://www.bubok.es/libros/218609/Teoria-Pura-de-la-Republica-3-volumenes
http://www.bubok.es/libros/218606/Teoria-Pura-de-la-Republica

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s