TEORÍA PURA DE LA REPÚBLICA – EL FACTOR REPUBLICANO. Partidos estatales (X).

Imagen

 

     “Lo que no consiguió un siglo de enfrentamientos, esto es, que la derecha y la izquierda se abrazaran en una sola ideología estatal, el vencedor estadounidense lo impuso como condición de diálogo con los vencidos partidos clandestinos. Y todos se hicieron estatales. La aniquilación de los Estados de Partido Único originó el vacío de poder que se rellenó con la repentina estatalización de los partidos residuales o diluidos en el fascismo y el nazismo. Los partidos liberales, socialistas y comunistas se hicieron estatales no por virtud de sus respectivas ideologías, sino para vivir como órganos del Estado, financiados por el fisco y con privilegios políticos que no tienen los particulares. El Estado de Partidos se construyó con los materiales de derribo de los Estados Totalitarios. La funesta y previsible consecuencia de aquella cínica improvisación, que trasladó el escenario de la competencia por el poder desde la sociedad civil al ámbito público del Estado, ha sido la sistemática corrupción de los partidos estatales, con aumento exponencial del gasto público y depredación de los recursos. Lo imperdonable ha sido que se escamoteara la libertad política con la eficacia del Estado, como en las Dictaduras y Estados absolutos, y con la complicidad de unos medios de comunicación predicadores de que la única libertad política posible es la de los únicos agentes o actores del poder, es decir, la libertad incontrolable de los partidos y sindicatos estatales.

     Si la libertad no constituye el poder, sino éste a aquella, la sociedad se estabiliza en una oligarquía de partidos estatales. El cambio vertical de escenario, la instalación de los partidos en el Estado, cambió los factores que determinan las transformaciones sociales, así como los conceptos de estrategia y táctica en el combate por la libertad. El enemigo directo de la libertad política ya no es el gran capital. Los enemigos primordiales de la libertad son los partidos estatales y los medios de comunicación partidistas. Sin ellos aquél sería un gigantesco cuerpo económico sin brazos políticos.

     Los antiguos partidos de la sociedad política fueron eliminados por el Partido único del Estado Total. Lo sucedido al final de la guerra mundial no fue una restauración de los antiguos partidos, sino una instauración directa en el Estado de las siglas partidistas que salían de la clandestinidad. Sin legitimarse en y ante la sociedad política, los viejos partidos se hicieron nuevos órganos del Estado, mudaron de naturaleza, perdieron sus características sociales, se repartieron los cargos estatales y ganaron los atributos de la función pública. Partidos de funcionarios del poder estatal. Los partidos actuales dejaron de ser instituciones políticas, para convertirse en instituciones de derecho público. Y al desempeñar las funciones del Estado de modo permanente y orientación parcial, los partidos renunciaron a su condición de partes de la Sociedad política y se hicieron facciones del único poder estatal. Los partidos órganos de lo estatal no pueden ser verdaderos partidos políticos porque ya no tienen naturaleza política.”

Antonio García-Trevijano Forte

TEORÍA PURA DE LA REPÚBLICA

EL FACTOR REPUBLICANO.

Partidos estatales.

http://www.bubok.es/libros/218609/Teoria-Pura-de-la-Republica-3-volumenes
http://www.bubok.es/libros/218606/Teoria-Pura-de-la-Republica

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s