FRENTE A LA GRAN MENTIRA

Imagen

 

     “Cuando se dice que «Esto No Es Democracia» se supone que todos saben bien de lo que hablamos y a lo que nos referimos con el pronombre «esto». Pero son pocos los que conocen con precisión lo que expresa el nombre y la idea de «democracia». En esa oración gramatical, el sujeto «esto» se refiere al régimen de poder de la Monarquía partitocrática, tanto en su constitución como en su funcionamiento. Y el predicado de esa frase, que convertida en sentido definitorio diría «esto es no democracia», supone un conocimiento real del concepto mínimo que define a la democracia, ausente, como forma de gobierno.

     La composición de la frase en términos de sujeto y predicado nos obliga a exigir, frente a cada uno de ellos, un tipo diferente de conocimiento. Del sujeto de la oración, de «esto», tenemos conocimiento directo. Mientras que del predicado negativo, de la democracia ausente, sólo tenemos un conocimiento indirecto por presentación. La diferencia entre ambos conocimientos es fácil de comprender si pensamos, con Russell, que conocemos de modo distinto a las personas según que las hayamos tratado o solamente nos hayan sido presentadas. A la democracia nadie la ha tratado en España porque sólo nos ha sido presentada, o mejor dicho, mal presentada por una propaganda vinculada a viles formas de poder no democráticas.

     El conocimiento directo del régimen de poder de la transición está siempre presente en el pensamiento, al modo como está lo obvio en cualquier cosa compleja. Y lo obvio del pacto de la transición es que unos pocos señores de partido se reconocieron mutuamente legitimidad para repartirse el Estado, según cuotas que refrendarían los votantes de listas, bajo el principio de la irresponsabilidad política del gobierno y de la jefatura del Estado. Todo lo demás son historias para leguleyos.

     Han bastado unos pocos brotes de libertad de expresión y de independencia judicial para que se cuartee todo el artificio constitucional y comience a vislumbrarse la horrible cara oligárquica de esta Monarquía-árbitro de la corrupción. Y cuyas instituciones son la sombra alargada del hombre que fundó las de la dictadura.

     La dificultad para demostrar el error-mentira que ha hecho creer la falsedad oficial de que esta Monarquía de partidos es una democracia no está en el conocimiento de los hechos, al que cualquier observador desapasionado puede acceder, sino en el conocimiento real de aquello que nos ha sido mal presentado como concepto universal de la democracia.

     La frívola irresponsabilidad de los intelectuales es superior, en este terreno, a la incultura de la clase política y de la tropa periodística. Porque un concepto abstracto, como es el de democracia, no puede ser objeto de conocimiento directo, y sólo llega a ser conocido por descripción concreta y definida de las propiedades que la caracterizan y distinguen de otras formas de gobierno con libertades públicas otorgadas.

     Nadie me discutirá si afirmo que las tres propiedades típicas de la democracia, aquellas que la hacen ser lo que es y no otra cosa parecida -el principio representativo en la sociedad política, el principio electivo en el gobierno y el principio divisorio del poder en el Estado-, tienen por finalidad preservar la libertad política y los derechos fundamentales de la persona y de los grupos de personas, haciendo posible que los gobernados elijan, depongan y controlen en todo momento a los gobernantes.

     Sin esos tres principios distintivos de la democracia, aunque tengamos todas las libertades públicas y civiles, no es posible que exista libertad política. No hay por ello mejor manera de saber si tenemos o no libertad política que la de examinar si se recogen en la realidad del poder los tres principios básicos que caracterizan a la democracia como forma de gobierno.”

FRENTE A LA GRAN MENTIRA
Antonio García-Trevijano Forte

EL LIBRO COMPLETO EN PDF:
http://www.gnosis2002.com/temas/frente%20a%20la%20gran%20mentira.pdf

Anuncios

Un comentario el “FRENTE A LA GRAN MENTIRA

  1. dentro de 150 años los españolitos analfabetos, enfermos, envejecidos, empobrecidos y esclavizados, regaran los jardines de los cielos con su lagrimas de ver a sus generaciones futuras que aun estarán pagando la herencia de los ladrones que nos robaron y nosotros no pudimos evitarlo,

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s