TEORÍA PURA DE LA REPÚBLICA – EL FACTOR REPUBLICANO. Partidos estatales (V).

Imagen

 

     “Las instituciones de la República Constitucional eliminan la paradoja de Arrow. No por razones de técnica electoral, como en Francia, sino por la naturaleza indivisa de cada mónada representada, donde por petición de principio se hace indefectible que la voluntad colectiva de los electores coincida con la voluntad mayoritaria del distrito electoral. Son elecciones substancialmente democráticas, y no sólo formalmente. Como también lo es la elección por mayoría absoluta del Presidente de la República. Eliminada de la elección de decididores, la paradoja de Arrow quedaría circunscrita a la adopción de decisiones por mayoría de los diputados de la Asamblea legislativa, cuando fueran más de dos las opciones legislativas entre las que elegir. Paradoja que no atenaza a las decisiones del Gobierno. Éstas no obedecen a la regla de mayoría en un consejo de ministros, sino al método de decisión en un comité dirigido por un jefe, con responsabilidad solidaria de sus miembros.

     La paradoja de Arrow, que sólo afecta a la elección entre más de dos opciones, tampoco entra en las decisiones de la Asamblea legislativa, respecto a dos distintas proposiciones de ley. La paradoja se plantearía en las votaciones a tres o más opciones de ley, en el caso de que rigiera, por ejemplo, la utópica regla de justicia mínima de Rawls. Pero en los parlamentos de más de dos partidos estatales, la paradoja de Arrow entra indefectiblemente por la puerta trasera, dado que las proposiciones de ley no son debatidas ni votadas como opciones entre las que pueden escoger libremente los diputados, sino como elección de preferencias de partido entre proposiciones preparadas fuera del parlamento, por los grupos empresariales patrocinadores del partido gobernante. Si la iniciativa legislativa no está de hecho en el Parlamento, y en él hay tres partidos que convierten dicha iniciativa en tres proposiciones de ley diferentes, al tener que elegir se produce la paradoja de Arrow, y la elección no será democrática. Esto no puede suceder en la República Constitucional. Las proposiciones de ley no partirían de los partidos, sino de un diputado y se votarían por separado cada una. Incluso artículo por artículo si fuese necesario.

     Mucho más perniciosa que la eventual paradoja de Arrow es la doctrina legal según la cual el diputado de distrito elegido por mayoría absoluta o relativa, como los diputados de listas de partido elegidos por el sistema proporcional, en el mismo momento de recibir las credenciales y tomar posición del escaño parlamentario, dejan de ser representantes del distrito o de sus electores y, por un acto divino de transfiguración, se transforman instantáneamente en representantes individuales de la Nación. Este milagro de Pentecostés representativo, que no puede ser ónticamente explicado por la relación de representación, pese a las metafísicas razones alegadas por Burke y Sieyès, tiene desde luego una dimensión religiosa o espiritista. Es cuestión de fe y no de razón. Credo ut intelligam.”

Antonio García-Trevijano Forte

TEORÍA PURA DE LA REPÚBLICA

EL FACTOR REPUBLICANO.

Partidos estatales.

http://www.bubok.es/libros/218609/Teoria-Pura-de-la-Republica-3-volumenes
http://www.bubok.es/libros/218606/Teoria-Pura-de-la-Republica

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s