TEORÍA PURA DE LA REPÚBLICA EL FACTOR REPUBLICANO. Partidos estatales (III).

Imagen

 

 

     “Las diferencias entre poblaciones rústicas, ciudades y París no permitían demarcar distritos con la misma proporción de categorías sociales diferentes. Era inevitable la lógica revolucionaria de la ley Le Chapelier, prohibiendo el asociacionismo para proteger la independencia del voto. La prohibición del mandato imperativo produjo sistemas parlamentarios de soberanía de la representación. Consecuencias: emergencia de una clase política separada de los representados y acción directa de éstos contra sus representantes, con marchas de violenta potencia extra-parlamentaria, revueltas sociales permanentes y guerras civiles. Ahora se difunde la cínica falsedad de que la prohibición del mandato protege la independencia de los legisladores, cuando jamás tuvo esa motivación. En su origen, fue una medida expeditiva para permitir la Declaración de derechos y la separación de poderes, no autorizadas en los mandatos de los cahiers. En el sistema proporcional, la prohibición pretende que el diputado no pueda alegar mandatos contrarios o distintos a los del partido. Y no se cumple para mantener la dependencia del poder legislativo respecto del partido gobernante. Lo que en su origen tuvo sentido revolucionario ahora lo tiene reaccionario, en tanto que factor constitutivo de la clase política.

     El hallazgo de la mónada republicana que refleje a escala pequeña la pluralidad de fuerzas que interactúan en la sociedad, permite resolver el problema de la representación política sin necesidad de acudir a la barbarie de la prohibición del mandato, propia del anterior régimen parlamentario de soberanía representativa. Ante el estrepitoso fracaso de la sustitución de la representación por la integración de las masas en el Estado, sin sociedad política intermedia, hay que volver a los fundamentos naturales de la representación. Todo mandato civil es imperativo y revocable. Mandato imperativo es una expresión redundante. Mandato irrevocable, un contrasentido. Sólo el mandato representativo de una mónada electoral permite construir, junto con el de las demás, la sociedad política intermedia entre Sociedad y Estado. Con la mónada respublicana no sólo desaparece la deficiencia de representación del pluralismo social, sino la vieja añoranza marxista de unir, en un solo estado personal, la condición de productor y de ciudadano, o sea, salir de la alienación económica por medio de la alienación política. En la mónada republicana puede subsistir alienación económica, pero no enajenación política de lo representado.”

Antonio García-Trevijano Forte

TEORÍA PURA DE LA REPÚBLICA

EL FACTOR REPUBLICANO.

Partidos estatales.

http://www.bubok.es/libros/218609/Teoria-Pura-de-la-Republica-3-volumenes
http://www.bubok.es/libros/218606/Teoria-Pura-de-la-Republica

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s