TEORÍA PURA DE LA REPÚBLICA – EL FACTOR REPUBLICANO. Unidad, Consenso, Pluralidad (XV).

Imagen

 

 

     “La trascendencia de la relación de igualdad entre verdad política y libertad colectiva, queda demostrada en el pensamiento como verdad de razón, y corroborada en la experiencia europea de libertades públicas sin libertad política colectiva. En los individuos de espíritu libre, sin pretensiones de poder político, no tiene cabida esa hipocresía que tapa con velos de nobleza la vileza de las voluntades de poder partidista, ni el cinismo de la eficacia de la fuerza, que justifican el Régimen de Partidos por el hecho de que, siendo la realidad establecida, alguna racionalidad o alguna ética han de fundarlo. Lo mimo se decía de las dictaduras duraderas. Sin peligros de luchas personales por el poder, la organización de un movimiento ciudadano para conquistar la libertad constituyente, no necesita dotarse de estructuras de organización vertical. Pues no existen riesgos de salidas, que anularían la autenticidad de la vida personal, ni necesidad de elevaciones de la voz. Sus ecos se extenderían sin limitación, como ondas concéntricas en agua estanca inherida por la gravedad del continuo goteo individual del mensaje liberador de servidumbres voluntarias: ¡Verdad=Libertad!

 

     Los riesgos de salida del movimiento o de elevación de la voz de protesta interna, carecen de sentido en una agrupación espontánea de conciencias maduradas por el conocimiento de la verdad que la fundamenta. La espontaneidad unitaria de los sujetos cognoscentes de un mismo tipo de conocimiento, engendra una energía social equiparable a la del ímpetu de los instintos vitales. La fuerza política de los deseos de liberación colectiva que parten de espíritus vivientes en la verdad=libertad, estará comprimida por los partidos estatales, hasta que un movimiento ciudadano ponga a la parte activa de la sociedad civil, con una acción crucial, ante la evidencia de que la única verdad política es la libertad de los demás. Se suelen llamar cruciales a esos momentos decisivos o situaciones decisorias donde, por la índole dramática de los efectos intensivos y extensivos que producen en las personas o en los pueblos, cambian el sino o el sentido de las vidas personales o sociales. La noción de lo crucial, sinónima de crisis determinante, indica la circunstancia decisiva que ocasiona cambios repentinos en la personalidad de los individuos y en los valores sociales. Sin embargo, ése no es el significado etimológico ni auténtico de lo crucial. Un vocablo que se creó para designar las experiencias científicas que corroboran la verdad de una teoría en el cruce de hipótesis contrapuestas. Francis Bacon llamo instantia crucis a los experimentos cruciales. Pues en ellos se cruzan dos caminos de orientación opuesta o divergente. Lo estudiado en la filosofía de la ciencia (método crucial) y en la psicología analítica (experiencias místicas o traumáticas), no ha merecido la atención de la teoría de la acción política, centrada en análisis del momento y de la situación. La coyuntura confunde la crucialidad de las acciones con la circunstancialidad que las propicia. La confusión proviene del oportunismo derivado de las concepciones situacionistas de la vida, como la del “yo soy yo y mis circunstancias”, donde la crucialidad vital no está en la acción que corrobora en la realidad la verdad de un ideal realizable, sino en la ocasión que no impide, con previsiones institucionales, la cínica expansión de las empresas políticas irresponsables. Si hemos podido recuperar para la ciencia política el concepto leibniziano de espontaneidad, como pasión interna de verdad provocada por la necesidad de libertad externa, también debemos devolver su sentido genuino a lo crucial, en tanto que acción social experimentadora de la validez universal de la relación de igualdad entre verdad política y libertad colectiva. Sin cruce de caminos, o sea, sin posibilidad de elegir entre orientaciones políticas opuestas o divergentes, no hay acción humana que pueda realizar una experiencia crucial de orden colectivo y liberador.”    

 

 

 

 

Antonio García-Trevijano Forte

TEORÍA PURA DE LA REPÚBLICA

EL FACTOR REPUBLICANO.

Unidad, Consenso, Pluralidad.

http://www.bubok.es/libros/218609/Teoria-Pura-de-la-Republica-3-volumenes
http://www.bubok.es/libros/218606/Teoria-Pura-de-la-Republica

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s