TEORÍA PURA DE LA REPÚBLICA – LIBRO TERCERO. Capítulo I. LEALTAD REPUBLICANA (III).

Imagen

 

 

     “La res-publica no puede ser una asociación voluntaria. Por definición de su naturaleza, es el ámbito social de lo público, de lo estatal y de lo político. La ley no puede obligar a todos los ciudadanos a someterse a lo que es materia social de la República. Sería absurda la obligación de ser leales con la materia social que precisamente produce la lealtad. Esta materia puede crear obligaciones morales, especialmente en la familia, pero las obligaciones jurídicas, aparte de las que aún nacen de la costumbre, sólo las puede imponer la Nación-Estado. La materia respublicana, con la energía vital que le presta la libertad política para constituir la forma del Estado, se convierte en República. La obligación legal de lealtad no la impone la espontaneidad, sino la forma republicana del Estado, mediante castigo de la deslealtad en las representaciones, cargos políticos y funciones públicas.

 

     Negar la posibilidad de legalizar la lealtad republicana, en todas las instituciones de la República, equivaldría a consagrar las fuentes de corrupción y despotismo, de las que manan servidumbre voluntaria a las dominaciones de la deslealtad, instaladas como principio en las instituciones y en la práctica del Estado de Partidos. Tan esencial es el motor de la lealtad para la vida política de las modernas sociedades, que se puede completar el aforismo de Montesquieu afirmado que si el resorte de la tiranía es el miedo, el de la monarquía, el honor y el de la república, la virtud, el de la oligarquía de partidos es la corrupción y el de la República Constitucional, la lealtad. Repúblico es reafirmada lealtad a lo público.

 

     Las investigaciones en psicología y las reflexiones en filosofía permitieron descubrir que, a través de la intuición, los sentimientos son importantes fuentes de conocimiento. El problema está en el pobre conocimiento de la sociedad que procuran los sentimientos innobles y los egoísmos ciegos o a corto plazo. La vida no puede ser monopolizada por la razón, ni siquiera la vida política. Pero la lealtad, que no es un sentimiento como el de fidelidad o el de solidaridad, y en tanto que principio cósmico de la permanencia del ser, proporciona el conocimiento ontológico de lo político y de la política.”

 

 

 

Antonio García-Trevijano Forte

TEORÍA PURA DE LA REPÚBLICA

LIBRO TERCERO. Capítulo I. LEALTAD REPUBLICANA.

 

http://www.bubok.es/libros/218609/Teoria-Pura-de-la-Republica-3-volumenes
http://www.bubok.es/libros/218606/Teoria-Pura-de-la-Republica

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s