TEORÍA PURA DE LA REPÚBLICA – EL FACTOR REPUBLICANO. Unidad, Consenso, Pluralidad (XII).

Imagen

 

     “El pluralismo político del personalismo carecía de base científica o filosófica. Distinguir entre individuo y persona era por ello una arbitrariedad política. Ni la República Constitucional ni la democracia representativa pueden admitir esta discriminación elitista, presente en la conciencia religiosa y en la filosofía existencial. Pero resulta esperanzadora la idea de Renouvier de que la personalidad puede alcanzar la moralidad política en tanto que “libertad a través de la historia”, es decir, a través de minorías conscientes que la buscan y procuran en sucesivas generaciones.

 

     Ningún esfuerzo por la libertad está perdido, aunque las penalidades del camino no lo dejen llegar a ver el esplendor de una libertad coronada de laureles. Pero la importancia de Renouvier, para la teoría pura de la República, no está en el personalismo liberal, sino en su explicación de la posibilidad de un pluralismo de fuerzas, como en la Naturaleza, mediante una monadología de la actividad, la finitud y la concreción que elimine tanto la incomunicación entre individuos, como la infinitud y la abstracción metafísica de las mónadas leibnizianas. Esa pluralidad de fuerzas produce pluralidad de mónadas sociales en la comunidad nacional, y pluralidad de mónadas irreductibles en la sociedad política. La importancia trascendental de la reflexión de Renouvier explica y justifica que la idea de mónada representativa, como unidad última de lo político y de la política, sea una de las creaciones básicas de la Teoría Pura de la República. Como se verá en el libro tercero, la mónada representativa, por ser respublicana, no puede ser, por su propia substancia natural y social, más que republicana.

 

     Los conceptos de unidad y pluralidad fueron acuñados en el terreno político durante los tiempos de reflexión sobre los fundamentos de la soberanía, y de las ideologías expandidas en los dos últimos siglos. La noción de soberanía, incompatible con el pluralismo político, gozó de aceptación universal por su justificación en un pacto ficticio de sujeción a un soberano que impidiera al hombre ser lobo para el hombre; o en un contrato social para pasar del estado de naturaleza al de civilización, haciendo soberano al pueblo. El fracaso de la Revolución francesa abrió el camino a la pluralidad de las ideologías con la confianza puesta en el mercado, donde los vicios privados producen beneficios públicos (Mandeville); con un retorno al sistema de producción artesanal (anarquismo); con un comunismo de la igualdad primigenia, mediante la supresión de la propiedad privada de los medios de producción (Marx) ; con un tratado de paz que trasformó, mediante el lenguaje, las metáforas intuitivas del mundo en palabras designativas de las cosas en sí y en conceptos tautológicos voluntariosos de ilusión (Nietzsche); o con una ficción universal que considera el conocimiento pragmático y aparente de la realidad del mundo social y político como si fuera la verdad (Vaihinger).”    

 

 

Antonio García-Trevijano Forte

TEORÍA PURA DE LA REPÚBLICA

EL FACTOR REPUBLICANO.

Unidad, Consenso, Pluralidad.

http://www.bubok.es/libros/218609/Teoria-Pura-de-la-Republica-3-volumenes
http://www.bubok.es/libros/218606/Teoria-Pura-de-la-Republica

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s