TEORÍA PURA DE LA REPÚBLICA – EL FACTOR REPUBLICANO. Unidad, Consenso, Pluralidad (XI).

Imagen

 

 

 

     “Todas las vaguedades pluralistas traducen, sin tener en cuenta sus motivaciones últimas, el estado de indefensión en que se encuentra la sociedad civil en el Estado de Partidos, para alcanzar objetivos societarios, como libertad política, costumbres decorosas, recreaciones estéticas, educación permanente, investigación científica, regeneración del medio ambiente, universalización de la cultura, erradicación de la propaganda política en los medios informativos, civilización de la mentalidad colectiva, y tantos otros que afectan de modo directo al bienestar social o incluso a la felicidad personal de los ilusos gobernados. La teoría del pluralismo político, por formar parte de la filosofía de la acción, debería ser una reflexión sobre la necesidad de pluralidad en los tipos de organización adecuados a la naturaleza de las acciones. Si hay pluralismo en la sociedad, ¿por qué no hay pluralismo político? El impedimento estatal a cualquier asomo de pluralismo político es demasiado simple, si no está acompañado de alguna justificación plausible sobre la servidumbre voluntaria. Para buscar el fundamento del pluralismo hay que bucear en las teorías monadológicas, sobre todo en la que alcanzó trascendencia política con el nombre de personalismo a principios del siglo XX.

 

[…]

 

     La diferencia entre individuo y persona, concebida como la existente entre un ente natural determinado en su ser y un ente moral que se determina a sí mismo, puede comprenderse en el campo de la religión o la metafísica, pero carece de justificación en la perspectiva política. En primer lugar, el código genético no distingue entre individuo y persona. En segundo lugar, individuos y personas son gobernados de la misma manera. En tercer lugar, las personas se someten igual que los individuos a la servidumbre voluntaria. En cuarto lugar, la libertad personal, de orden individual y civil, no es la libertad constituyente del orden colectivo y político. Y en quinto lugar, la tensión entre individuo y persona está producida por los procesos de individuación igualitaria y los de individualización diferenciadora que actúan de modo natural en la especie humana.

 

     El pluralismo político del personalismo carecía de base científica o filosófica. Distinguir entre individuo y persona era por ello una arbitrariedad política. Ni la República Constitucional ni la democracia representativa pueden admitir esta discriminación elitista, presente en la conciencia religiosa y en la filosofía existencial. Pero resulta esperanzadora la idea de Renouvier de que la personalidad puede alcanzar la moralidad política en tanto que “libertad a través de la historia”, es decir, a través de minorías conscientes que la buscan y procuran en sucesivas generaciones.”    

 

 

 

 

Antonio García-Trevijano Forte

TEORÍA PURA DE LA REPÚBLICA

EL FACTOR REPUBLICANO.

Unidad, Consenso, Pluralidad.

http://www.bubok.es/libros/218609/Teoria-Pura-de-la-Republica-3-volumenes
http://www.bubok.es/libros/218606/Teoria-Pura-de-la-Republica

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s