TEORÍA PURA DE LA REPÚBLICA – EL FACTOR REPUBLICANO. El problema político de la libertad (XXVI)

Imagen

 

     “Las rebeliones juveniles del 68, cuando ya era patente que en toda Europa no había un solo partido parlamentario de izquierdas, pusieron al descubierto que la clase política era de la misma condición en la derecha y la izquierda. Más solidaria entre sí, que los partidos de izquierdas con las clases deprimidas que decían representar. Diez años después, la Transición española del 78 reveló lo mismo que el mayo francés del 68. Éste se desintegró en las urnas, dando la mayoría a la derecha más conservadora. Aquella engañó a los españoles, asustándolos con peligros imaginarios de guerra civil, para que la clandestinidad pudiera pactar impunemente con los hombres de la dictadura, la continuación de éstos en el Gobierno, sin revisión del pasado, a cambio de hacer estatales, con cuotas de reparto de poder y subvenciones de fábula, a los partidos socialista y comunista.

 

     Sin libertad política la distinción derecha-izquierda carece de color. Todos los partidos estatales son pardos. El que maúlla demagogias de progreso marca las fronteras con la derecha nacional. En el Estado de Partidos, los gobernados no eligen ni deponen gobiernos. Los padrinos de la patria no articularon Constituciones para fundar sistemas políticos derivados de la libertad política, sino para establecer Regímenes de poder de la clase política, contra el miedo imaginario a las reacciones de las masas liberadas de las dictaduras. Ignoraban el fenómeno social conocido desde la antigüedad griega. Los pueblos salen de la tiranía, si no la derriban ellos, para ofrecerse a poderes oligárquicos. En Europa occidental, al de ex-jefes políticos que, humeantes los campos de batalla, visitaban el cuartel de Eisenhower en París, para devenir sin más jefes de Estados o de Gobierno, en oligarquías de partidos o partidocracias. No necesitaban el concurso de la verdad ni el de la libertad, que sus pueblos no habían conquistado, para trepar al Estado por la escala de la potencia vencedora. Esos políticos estaban tan seguros de monopolizar los nuevos puestos de mando que, sin necesidad de legitimación interior, obtuvieron con el sistema proporcional la equiparación con el sistema democrático de los vencedores, a quienes les bastaba que esa fórmula europea les sirviera de expediente improvisador de interlocutores para los planes de reconstrucción de Europa y de guerra fría. Es un hecho irrebatible que los europeos no conquistaron su libertad.”    

 

 

 

 

Antonio García-Trevijano Forte

TEORÍA PURA DE LA REPÚBLICA

EL FACTOR REPUBLICANO.

El problema político de la libertad.

http://www.bubok.es/libros/218609/Teoria-Pura-de-la-Republica-3-volumenes
http://www.bubok.es/libros/218606/Teoria-Pura-de-la-Republica

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s