TEORÍA PURA DE LA REPÚBLICA – EL FACTOR REPUBLICANO. El problema político de la libertad (XIX)

Imagen

 

     “La organización de la decencia requiere permanente buena fe en sus promotores. Pero la buena fe moral no es operante por sí misma en este menester. Necesita el concurso de una buena fe mental que establezca la comunicabilidad con mentalidades cerradas a toda idea o propósito que choquen con lo visto, oído y leído en los medios de comunicación. Además de la probidad como código de conducta, el decoro necesita para organizarse el uso meridiano del idioma, a fin de que éste elimine, con la precisión de sus expresiones, los recelos imaginarios de los egoísmos de corto alcance y las sospechas que levanta el enrevesado lenguaje del poder. Si lo primero que el poder fraudulento necesita corromper, para encubrir su engaño, es el valor genuino de la palabra, la lealtad al idioma debe usarse con propiedad, desterrando eufemismos, frases hechas, giros esotéricos y símbolos de símbolos, que sólo son comprensibles en liturgia, arte simbólico y poesía conceptual. La inteligencia práctica del sentido común y la corrección idiomática se pondrán en marcha si no se habla con la falsedad y vulgaridad de los discursos del poder y la fama.

 

     El sentido común no necesita organizarse para ser operativo. Pero él solo tampoco puede ordenar las situaciones complejas, según el orden de jerarquía de los valores y elementos sociales en conflicto. Lo pudo hacer en las sociedades agrícolas, acompasando criterios de trabajo y ocio a los ritmos de la naturaleza y a la sabiduría de los ancianos. En las sociedades tecnológicas, la juventud de la inteligencia sustituye la madurez de la experiencia. El conocimiento especializado reniega de la sabiduría. Hoy falta adecuación de los conocimientos extensos a la necesidad de síntesis intensas que sean útiles al progreso moral de la especie. La especialización multiplica el número de eruditos y disminuye el de sabios. Las relaciones humanas no pueden ser regladas con inteligencia artificial. El sueño tecnocrático no podrá realizarse. Las pasiones no progresan desde lo primitivo a lo civilizado, sino a la inversa. Somos seres sujetos a la ley del más fuerte, sentados ante el ordenador de comunicación instantánea. Pero sin apetito de poder, el sentido común puede impulsar una revolución cultural, con la impronta humanista del poder de la sociedad en el Estado.”

    

 

 

 

Antonio García-Trevijano Forte

TEORÍA PURA DE LA REPÚBLICA

EL FACTOR REPUBLICANO.

El problema político de la libertad.

http://www.bubok.es/libros/218609/Teoria-Pura-de-la-Republica-3-volumenes
http://www.bubok.es/libros/218606/Teoria-Pura-de-la-Republica

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s