TEORÍA PURA DE LA REPÚBLICA – EL FACTOR REPUBLICANO. El problema político de la libertad (XVI)

Imagen

 

     “En la evolución de la Naturaleza, la función no crea el órgano. Surgido por azar, si éste se adapta a una función que mejora la especie, se convierte en organismo necesario. En la evolución de la Cultura, la acción humana crea símbolos comunes para mantener unidos a grupos sociales. Si son idóneos, prosperan transformándose en organizaciones. A diferencia de los organismos, éstas subordinan poco a poco la finalidad de su función social en fines de sí mismas (heterogonía). Es la historia de los partidos. Después de los partidos de representación surgieron los partidos de integración. Los primeros se dotaban de una organización limitada a la coordinación de comités locales, en consonancia con el sistema electoral por mayoría de distrito. Los segundos se dotaron de burocracias jerarquizadas y obedientes a las consignas dictadas por líderes carismáticos, para la conquista permanente del Estado. Los partidos de integración de masas respondieron a la ideología comunista y socialista de la clase obrera, o a la ideología nacionalista contra el peligro de la categoría social que destruía la unidad de la conciencia nacional con la nueva conciencia proletaria. Tanto la revolución obrera como la reacción nacionalista fundaron Estados totalitarios de partido único. El fascionazismo fue aniquilado con una guerra mundial. El comunismo estatal, con una larga guerra fría. El modelo de partidos de integración de masas, sustituyendo al de representación, se incorporó a la estructura de los Estados europeos de la postguerra, salvo en el Reino Unido y Francia, dando lugar a la degeneración de lo público y a la absoluta falta de representación de la sociedad en el Estado de Partidos.

 

     El expediente de poder que se inventó para la guerra fría, además de negar la posibilidad de libertad política en la sociedad, única fuente de legitimación de los partidos, humilla la capacidad de las distintas fuerzas sociales para desarrollarse sin la corrompida y costosa tutela del Estado. Carecen de legitimidad democrática tanto los poderes estatales no separados, como los partidos que se los reparten por cuotas, mediante el sistema de elección proporcional. Mientras que los partidos no salgan del Estado y entren en la sociedad civil, de donde nunca debieron salir, no estarán civilizados, pero sí embrutecidos como autoridades estatales con funciones de policías del pensamiento. Esa es la función del consenso.”

    

 

 

 

Antonio García-Trevijano Forte

TEORÍA PURA DE LA REPÚBLICA

EL FACTOR REPUBLICANO.

El problema político de la libertad.

http://www.bubok.es/libros/218609/Teoria-Pura-de-la-Republica-3-volumenes
http://www.bubok.es/libros/218606/Teoria-Pura-de-la-Republica

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s