TEORÍA PURA DE LA REPÚBLICA – LIBRO TERCERO (XI)

Imagen

 

     “Lo que comenzó siendo un principio de lealtad a las leyes de la Naturaleza, de la tribu y de la moralidad pre-racional, es ahora un imperativo de obediencia a todo tipo de orden público estatal. La tradición legalista choca con la función civilizadora de una República Constitucional basada en valores de lealtad a la naturaleza, a la sociedad civil y a la moral racional. El nuevo orden repúblico, distinto del orden público estatal, se funda en la legalidad república, que no es indistinta legalidad monarca-republicana.

     Mediante la vis coactiva y coercitiva de las leyes el principio de legalidad ha universalizado el imperio de la ley. Nadie repara ya en lo que significa esta expresión terrorífica, que no cesa de ser usada por todos los ministerios de poder no derivados de la libertad política, para amenazar con el peso de la ley a los que se salgan de ella. Lo punitivo prima sobre lo normativo. Pero, como dijo Ihering, eso no expresa el derecho normal, sino su patología. El imperialismo de la ley hizo estables a los antiguos Estados absolutos; glorificó con legalismos nacionalistas las aberraciones de los Estados totalitarios o dictatoriales; y actualmente sostiene con el sagrado respeto a la legalidad a los corrompidos Estados de Partidos, que ellos mismos no respetan. El jurisdiccional imperio de la ley no es más que nomenclatura invertida de la inmoral ley del imperio político.

     Bajo cualquier forma de Estado, el imperio de la ley garantiza el orden público-estatal por el temor que inspira la infracción de su legalidad. El énfasis no está puesto en la idea de que todas las leyes han de ser legales, es decir, constitucionales, sino en el mandato incondicional de obedecer por principio a las leyes, y no por ser resultado final de un proceso regular donde haya sido decisiva la intervención de los que han de obedecerlas. Por ello, cada forma de Estado se dota de gobernadores, legisladores y jueces adecuados a la naturaleza de su poder. En el Estado de Partidos todo poder es autoridad partidista y partidaria. Potencia incontrolada y no poder legal.”

 

 

Antonio García-Trevijano Forte
TEORÍA PURA DE LA REPÚBLICA
LIBRO TERCERO.

http://www.bubok.es/libros/218609/Teoria-Pura-de-la-Republica-3-volumenes
http://www.bubok.es/libros/218606/Teoria-Pura-de-la-Republica

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s