SECRETOS DE LA CORONA – HISTORIA DE UN MALETÍN

Imagen

 

     El autor, ex-capitán de la Guardia Civil, adscrito al CESID, en concreto a la AOME, presuntamente implicado en los hechos del 23-F, aunque sin cargos legales sobre ello, huyó de España tras el fracasado golpe con un famoso maletín con el que mucho se ha especulado. 25 años después, el autor desvela su verdad en este libro. Gil Sánchez-Valiente afirma que la implicación del CESID en el 23-F correspondía a unos solos miembros aislados de éste y no a la organización por completo.

     El 23 de febrero de 1981, Gil Sánchez-Valiente era capitán de la Guardia Civil adscrito al CESID, y más concretamente, a la AOME, la agrupación operativa de los servicios secretos que en cierta forma coordinó el intento de golpe de Estado.

     Lo interesante es que, fracasado el golpe en la misma noche del 23-F, el entonces capitán se fugó de España llevándose consigo un maletín.

     Durante años se ha especulado con el contenido del famoso maletín. ¿Qué contenía? ¿Llevaba el capitán la lista de Gobierno de concentración que el general Alfonso Armada le había propuesto al teniente coronel Antonio Tejero? ¿Llevaba el listado de otros golpistas? ¿Estaban los listados de quienes lo apoyaron y quienes lo financiaron?

     El ex-guardia civil Sánchez-Valiente cuenta su historia en un libro: “Mi 23-F. Historia de un maletín” . Y, al parecer, desvela muchas de las incógnitas sobre el entramado de la organización, intención y responsabilidad del golpe de Estado, incógnitas, claro, que sólo puede despejar quien participó en él.

     Según nos ha confesado el propio autor, le hubiera gustado que el libro se llamara “El síndrome de Antígona” –“una reivindicación de los caídos” , nos dice-, pero, claro, no es comercial. Sánchez-Valiente sostiene que el ideólogo del golpe fue el entonces comandante de la AOME José Luis Cortina, pero no el CESID como organización, tal y como asegura su prologuista, Jesús Palacios. Contiene capítulos que son conversaciones íntegras con el propio Cortina y con el ex general Alfonso Armada.

Fuente:
http://www.elfaroverde.com

     EL CAPITAN SANCHEZ VALIENTE DIO COBERTURA A TEJERO EN EL CONGRESO COMO ENVIADO DEL CESID

     HOMBRES FIELES

     En la trama organizada desde el Cesid por Cortina, con la anuencia de Calderón, para dar cobertura a los planes de Tejero y Armada destacaban otros dos oficiales de la Guardia Civil: los capitanes Vicente Gómez Iglesias y Gil Sánchez Valiente. Ambos habían colaborado con Tejero en el País Vasco, desde la 512 Comandancia de San Sebastián y desde el cuartel de Eibar. En aquellas fechas, el teniente coronel Tejero ya planeaba su primera intentona involucionista, Operación Galaxia.

     Esta primera conspiración militar fue desmontada en 1978 por el general Bourgón López Dóriga, un hombre de la confianza de Gutiérrez Mellado y primer director del Cesid. Tanto Gómez Iglesias como Sánchez Valiente procedían de los servicios especiales de la Guardia  Civil y se habían curtido en la lucha antiterrorista. Gómez Iglesias y Sánchez Valiente eran dos de los tapados que Cortina tenía en las inmediaciones del Congreso la tarde del intento de golpe de Estado.

     La dirección del Cesid desarrollaba la operación tan en secreto que, incluso, sus agentes desconocían que Sánchez Valiente se había trasladado, hacía unas semanas, del Gossi, los servicios especiales de la Guardia Civil, a la unidad de Cortina. El capitán de la Guardia Civil era amigo personal de Javier Calderón ya que ambos habían nacido en el mismo pueblo de Dos Barrios, en Toledo.

     El responsable de la AOME, para que Gómez Iglesias y Sánchez Valiente disfrutaran de libertad de movimiento en las semanas previas al golpe, les buscó un destino ideal: un curso de formación. Era la mejor coartada para no levantar suspicacias y estar liberados del servicio. Por ello, no es de extrañar que nadie se percatara de que Sánchez Valiente, desde mediados de los 80, se dedicaba a sondear los ánimos golpistas y las personas envueltas en intrigas involucionistas para después contárselo a Cortina.

     Sánchez Valiente, quien la tarde del 23-F se labró la leyenda del hombre del maletín, estuvo en el Congreso dando cobertura a Tejero en nombre del Cesid y salió precipitadamente de España, vía Andorra, con un portafolios repleto de documentos. Un ex directivo del Cesid aseguró a EL MUNDO que el popular maletín del amigo de Calderón contenía los decretos leyes que tenía que aprobar el Gobierno de salvación nacional, que habría surgido tras el golpe. Según las fuentes consultadas por este periódico, Gómez Iglesias, cuando el golpe había fracasado, entregó a su compañero el maletín y le transmitió las órdenes de Cortina de que se fuera de España.

     ENLACE DE LA CIA

     Sánchez Valiente, desde Andorra, viajó a Francia y, desde allí, a Italia. En Roma, fue asistido por el capitán Adolfo del Cacho, quien era la antena del Cesid en esa ciudad. Unos días después cruzó el charco y se instaló, primero, en Argentina y, más tarde, en el sur de Estados Unidos. El capitán regresó a España años después e ingresó en la cárcel por un delito de abandono de destino. Nunca fue procesado por su implicación en el golpe.

     Cuando Emilio Alonso Manglano se hizo cargo del Cesid, tras el 23-F, destituyó de forma fulminante a Del Cacho por sus veleidades con los golpistas. Pero, en lugar de un castigo, el agente Del Cacho, como luego sucedería con los ejemplos de Calderón y García Almenta, recibió un premio: la Casa Real lo nombró jefe de Seguridad del Príncipe Felipe. Sánchez Valiente, que estaba casado con una ciudadana americana, era el enlace de los servicios de información españoles con la CIA a través de un chicano que tenía como pantalla una empresa de Madrid. Gómez Iglesias, quien era el mejor agente de la AOME y a quien los guardias civiles de la Agrupación jamás se atreverían a contravenir una orden, era el enlace de Cortina con Tejero. Gracias a la labor de este guardia civil, Javier Calderón tenía información puntual de todo lo que se tejía entre bambalinas.

     El propio Gómez Iglesias fue un testigo de excepción cuando el teniente coronel golpista arengó a sus compañeros del Parque Automovilístico de la Guardia Civil, en la calle Príncipe de Vergara de Madrid, momentos antes de salir hacia el Congreso de los Diputados.

     Su presencia junto a Tejero sirvió para que los capitanes Jesús Muñecas y José Luis Abad se sumaran a la acción golpista de la tarde del 23-F. El mismo Tejero se refirió después a la importancia del protagonismo desempeñado por el capitán del Cesid: «Llegas a tiempo, Vicente [Gómez Iglesias], explícale a éstos que el Cesid está detrás de todo, que se trata de salvar a la peseta, a la Corona y al orden, y de acabar con el terrorismo».

     Jesús Palacios, en su libro El Golpe del Cesid, afirma que Cortina también estaba arropado por otros dos mandos de la Guardia Civil: el teniente José Ramón Pindado que, años después, fue condenado por el caso Ucifa y se vio envuelto en el caso Lucía Urigoitia, y Andrés Casinello Pérez, entonces jefe de los servicios de Información de la Guardia día Civil. Según Palacios, Pindado, que también estaba realizando un curso en la AOME, desplegó un grupo del Gossi en las inmediaciones del Congreso.

      La actitud del secretario general del Cesid, Javier Calderón, desde el primer momento, fue sospechosa. En la madrugada del 24-F ya sabía por boca del entonces capitán Diego Camacho, entonces agente de la AOME, que el general Alfonso Armada estaba implicado en la asonada militar porque se lo habían asegurado los propios guardias civiles que habían tomado el Congreso. Calderón, cuyo nombre de guerra era señor Colodrón, también supo por el agente Rubio Luengo, entonces destinado en la escuela del Cesid, que los integrantes de la SEA (Monge, Moya y Sales) habían coordinado hasta el Congreso la llegada de la columna de autobuses de Tejero. El propio Rubio había autorizado a Monge y Sales a que se llevaran de la escuela dos Seat-124 y a Moya, un Seat-127.

     Rubio Luengo consultó antes a Cortina y éste le autorizó a ceder el material a los progolpistas. Monge confesó a Rubio que era una misión de ayuda a Tejero que iba a asaltar el Congreso «por el bien de España».

Lo más sorprendente era que el mismo Cesid, que se había esforzado por desarticular la Operación Galaxia del teniente coronel Tejero y del capitán Ricardo Sáenz de Ynestrillas, ahora, se mostraba impotente para frenar la asonada del 23-F.

     A lo largo de 1980, el Centro había emprendido infinidad de iniciativas para vigilar a presuntos golpistas, con la intención de ofrecerles cobertura más que de reprimirles. Por ejemplo, agentes del servicio secreto grabaron y fotografiaron, el 18 de enero de 1981, la reunión de Tejero con Milans del Bosch, Torres Rojas, García Carrés, Iniesta Cano y Pedro Más Oliver. El encuentro, que todos ellos pretendían que fuera secreto, se celebró en el domicilio de Más Oliver, entonces teniente coronel ayudante de Milans del Bosch, en el número 15 de la calle general Cabrera de Madrid. Los asistentes, en un número que aún no se ha podido determinar, diseñaron la estrategia del golpe militar. Hablaron de tomar el Congreso y TVE.

     Tejero comentó que sus primeras preocupaciones eran la lucha antiterrorista, las autonomías y el marxismo.

     Incluso, el 2 de enero de 1980, la AOME elaboró la nota informativa número 1.267 con la clave Operación Revuelo-Amistad. En ella da cuenta de las intenciones de Licio Gelli, el jefe de la logia P-2 italiana, que quería extender su organización ultraderechista a España. La nota del Cesid afirmaba: «Licio Gelli quiere cambiar puntos de vista de la situación española».

      La información de la visita a Madrid de Gelli la había facilitado el servicio de información italiano, Sismi. Según éste, Gelli estaba relacionado con miembros españoles de la red Gladio.

     Calderón, ante el asombro de los agentes demócratas del Cesid, no reaccionó cuando le informaron, en la madrugada del día 24, de que Armada estaba tras el golpe. Tampoco se inmutó cuando le advirtieron de la conducta de los agentes de la SEA, de Cortina y de García Almenta. Sólo se atrevió a abrir una investigación el 31 de marzo, pero con el principal objetivo de cubrir a los agentes golpistas.

     Calderón también tuvo conocimiento de las conversaciones que García Almenta había mantenido, la tarde del golpe, con el teniente coronel De Meer y Adolfo del Cacho, a quienes les contó el desarrollo de los acontecimientos. De Meer, quien estaba destinado en la Brigada Paracaidista (Bripac), ya era muy conocido en los cuarteles por su afán involucionista. Del Cacho era el mismo agente que recibía y ocultaba un día después a Sánchez Valiente en Roma. García Almenta se excusó diciendo que había confundido a De Meer con otro militar.

     Al agente Parra de la AOME le tocó vivir todo un calvario por contar la verdad. Según denunció a sus superiores, el cabo Monge dejó abandonado su automóvil oficial en la calle Fernanflor, cerca del Congreso, entre los autobuses utilizados por los hombres de Tejero. Por ello, recibió una reprimenda de García Almenta, quien le ordenó que regresara a retirarlo para no dejar pruebas.

     El propio Monge confesó a Parra que conocía las intenciones de Tejero desde una semana antes, ya que se lo había comunicado García Almenta.

     Era paradójico que, mientras unos agentes constitucionalistas se esforzaron por detener la conspiración militar, Cortina y su segundo en la AOME, García Almenta, se dedicaron el día 24 de febrero a recorrer todas las instalaciones del Cesid de Madrid (París, Jaca, Berlín y Roma) para exculpar ante sus agentes al general Armada. La misma tarde del golpe Cortina se entrevistó en la sede París con García Almenta y Vicente Gómez Iglesias y, según Camacho, con Gil Sánchez Valiente, el hombre del maletín.

Fuente:

http://estaticos.elmundo.es/especiales/2001/02/nacional/23-f/pdfs/2345.pdf

        HEMEROTECA CRONOLÓGICA:

 

  • ABC 28 de MAYO de 1981

     LLEGAN A MADRID FOTOCOPIAS DE LOS DOCUMENTOS DEL 23-F

     Los originales están depositados en un Banco de Londres. 

     Una maleta con fotocopias de los documentos del intento de golpe de  Estado del 23 de febrero, que se guardan en la caja fuerte de un Banco de  Londres, ha sido traída a Madrid, según informa (a agencia Efe, citando fuentes  bien informadas. Al parecer, ios documentos originales fueron llevados a Londres  por el capitán de la Guardia Civil Gil Sánchez Valiente, que participo en el  asalto al Congreso, pero huyó en la madrugada del día 24 antes de que los  diputados fueran liberados y las fuerzas asaltantes se entregaran. De esos  documentos fueron hechas tres fotocopias y, tras ser legalizadas, un juego fue  trasladado a Washington, otro a Roma y, el tercero, a Madrid.

     El capitán Sánchez Valiente causó baja administrativa e) pasado día 14 «por  llevar dos meses sin Justificar debidamente su situación ». El 13 de marzo, en  una nota oficial de la Dirección General de la Guardia Civil, se aludía a «un  oficial desaparecido, con orden de búsqueda y captura», que posiblemente se  refería al mencionado oficial.

     CONTINÚA LA INVESTIGACIÓN POLICIAL SOBRE EL ASALTO AL CONGRESO

     MADRID. Fuentes del Ministerio del Interior han dicho a Europa Press que los dos  equipos policiales Investigadores que se crearon tres el 23-F continúan  trabajando, paralelamente al sumario instruido por García Escudero. Según estas  fuentes han tomado declaración a numerosas personas e investigado gran número de  detalles.

     La constitución de estas comisiones fue revelada por Oliart en su informe  «secreto» al Congreso.

     Una Comisión mixta de miembros de tas Cuerpos y Fuerzas de Seguridad investigan  posibles responsabilidades de personas civiles con dos grupos de trabajo:

     De información. Participan funcionarios del Cuerpo Superior de Policía, de (a  Guardia Civil y Policía Nacional.

     De investigación. Intervienen doce inspectores del Cuerpo Superior, que  configuran seis equipos coordinados por un subcomisario y dirigidos directamente  por el presidente de la Comisión.

     Como fuerza de apoyo se cuenta con el grupo de investigaciones especiales de la  Guardia Civil, al mando de un comandante.

     En cuanto a altas personalidades del Gobierno o de los partidos, las mismas fuentes han señalado que no se ha tomado declaración policial a personas como Adolfo Suárez, Felipe González, Santiago Carrillo, Fraga y Otros.

     Se considera que su conocimiento de los hechos era limitado únicamente vieron lo  que sucedió en el Congreso, en su mayor parte. Por otro lado han declarado ya,  sin necesidad de interrogatorios, que no se ven convenientes.

     PROTESTA DEL PADRE DE SÁNCHEZ VALIENTE

     MADRID. Nicéforo Sánchez Valiente de la Rica facilitó anoche un comunicado a  Europa Press en el que sale en defensa del buen nombre de su hijo, el capitán de  la Guardia Civil Gil Sánchez Valiente Portillo, a quien fuentes oficiales  llegaron a vincular presuntamente con la operación de asalto al Banco Central de  Barcelona.

     En su comunicado, el señor Sánchez Valiente reafirma que su hijo se halla fuera de España y que se ha ofendido gravemente a su honor y al de la familia, involucrándole en una acción ejecutada por delincuentes comunes «y que todos  repudiamos tajantemente»

     Seguidamente formula una serie de preguntas en relación con los datos e  informaciones en los que el ministro de la Defensa basó sus declaraciones, afirmando que el capitán Sánchez Valiente había entrado en España, se le había localizado en Andorra y podría estar relacionado con el asalto al Banco Central.

     El señor Sánchez Valiente de la Rica pregunta también por 1as fuentes oficiales que informaron a los medios de comunicación nacionales, indicando que el capitán de la Guardia Civil Sánchez-Valiente actuaba, posiblemente, como segundo jefe de los asaltantes.

     PREGUNTA DE BLAS PINAR SOBRE LA FILTRACIÓN DEL INFORME OLIART

     MADRID. El «Boletín Oficial de las Cortes Generales» ha publicado la pregunta realizada por el diputado de Unión Nacional, Blas Pinar, sobre la filtración a la Prensa del informe que el ministro de Defensa realizó sobre los acontecimientos del 23 de febrero en sesión parlamentaria secreta.

     Blas Pinar pregunta si puede saberse quién entregó a los medios informativos el texto literal del informe; qué investigaciones se han puesto para la identificación, destitución y procesamiento de quien haya facilitado con violación de secreto el “informe Oliart; cuál es la razón de que un tema que afecta a la honorabilidad de los diputados haya pasado a la zona del silencio.

     Asimismo, Blas Piñar pregunta por la cantidad de dinero entregado a los secuestradores del señor Suñer, si 1ue facilitada por el Banco de España; si no crea eí Gobierno que con ese dinero se ha potenciado el terrorismo.

Fuente:

http://www.march.es/ceacs/biblioteca/proyectos/linz/Documento.asp?Reg=r-19523

  •  El PAÍS 7 de octubre de 1981

     DUDAS GUBERNAMENTALES SOBRE LA VALIDEZ DE LOS “DOCUMENTOS SÁNCHEZ VALIENTE”

     Los documentos secretos relacionados con el intento del golpe de Estado del 23 de febrero que, según parece, ha enviado a España el capitán de la Guardia Civil, Gil Sánchez Valiente, quien salió del país al día siguiente de la toma del Congreso, han sido calificados de dudosa validez por parte de fuentes-solventes de la Dirección de Seguridad del Estado. Fuentes policiales manifestaron a EL PAIS que la aparición, en estos momentos, de estos documentos puede inscribirse dentro de una campaña de intoxicación en diversos frentes, que podría tener por objetivo crear confusión ante la vista de esta causa.Ante la noticia de que los documentos originales habían sido depositados en un banco de Londres y una copia de éstos había sido legalizada en el Consulado español de la citada ciudad, nuestro corresponsal en Londres, Andrés Ortega, informa que fuentes oficiales de este consulado indicaron a EL PAIS que no les consta nada de estas supuestas legalizaciones que, según algunos informes, habría traído al Reino Unido el capitán Sánchez Valiente. No se descarta, sin embargo, que estas legalizaciones puedan haberse llevado a cabo en el consulado de otro país.

     LAS PRUEBAS, ANTES DE LA VISTA

     En relación con esta noticia, el ministro del Interior, Juan José Rosón, manifestó que «no sé con exactitud si ha aparecido esta maleta. Lo que sí sé es que Sánchez Valiente tendrá que responder ante los tribunales con maleta o sin ella». En su opinión, es indudable que el citado capitán tuvo «una participación importante en los sucesos del 23 de febrero, y la Guardia Civil tiene por objetivo desde ese día localizarle en cualquier país del mundo que se encuentre», según informó nuestro corresponsal en Tenerife.El Código de Justicia Militar establece taxativamente que las diligencias de prueba que pueden proponer el fiscal y el defensor para ser practicadas en plenario (período procesal en el que se encuentra actualmente la causa por el 23 de febrero), o ante el consejo de guerra, deben proponerse en los escritos de conclusiones provisionales, siendo el juez instructor el que acordará, por medio de la correspondiente resolución, las pruebas que hayan de practicarse y las que han de denegarse por improcedentes. El artículo 741, párrafo sexto, precisa textualmente que, «después de formulados los escritos de conclusiones provisionales no podrán proponerse otras pruebas que aquéllas que se hayan conocido con posterioridad a la fecha de los mismos. En ningún caso podrán practicarse pruebas ante el consejo que no hayan sido admitidas antes de acordarse la vista y fallo».

Fuente:

http://elpais.com/diario/1981/10/07/espana/371257206_850215.html

  •  El PAÍS 9 de ENERO de 1987

     EL CAPITAN HUIDO TRAS EL 23-F, LOCALIZADO EN GHANA CON UNA DELEGACIÓN LIBIA

     Destacado papel del capitán de la Guardia Civil en la intetona golpista

     El capitán de la Guardia Civil Gil Sánchez Valiente, huido de España al día siguiente del intento de golpe de Estado del 23-F, fue localizado en los últimos días de diciembre en Ghana formando parte de una delegación libia que visitaba este país para conmemorar el golpe de Estado encabezado por el teniente Jerry Rawlings, según confirmó ayer a este periódico el secretario de Estado para la Seguridad, Rafael Vera. Sánchez Valiente huyó, al parecer, con importantes documentos sobre la trama civil del 23-F.La presencia de Sánchez Valiente en Ghana, país que actualmente mantiene estrechas relaciones con el Gobierno libio, fue localizada por los servicios del Ministerio de Asuntos Exteriores, que recientemente pasaron la información a la Secretaría de Estado para la Seguridad con el fin de que sea investigada la relación del capitán con Libia.

     Sánchez Valiente huyó a Londres al día siguiente de la intentona golpista del 23 de febrero de 1981 y es buscado por su presunta implicación en la rebelión militar.

     ARMAS DE GADDAFI A GHANA

     Destacado papel del capitán de la Guardia Civil en la intentona golpista

     El régimen del coronel Muammar el Gaddafi mantiene excelentes relaciones con Ghana desde que el teniente de aviación Jerry Rawlings se hiciera con el poder tras el golpe de Estado que encabezó en la Nochevieja de 1981. Muammar el Gaddafi vende al Gobierno de Ghana armas y petróleo barato.En la noche de ayer fue imposible contactar con la Embajada española en Ghana para recabar más datos sobre la presencia del capitán Sánchez Valiente en Accra, la capital de este país africano. Fuentes del Ministerio español de Asuntos Exteriores manifestaron ayer a este periódico que no tenían nada que comentar sobre el caso.

     El editor José Manuel Lara afirmó en 1982 que no existían documentos secretos de Sánchez Valiente, aunque precisó que disponía de unas memorias del citado oficial. Lara informó que el capitán defendía en sus memorias a sus compañeros golpistas. El texto llegó al editor a través de un hermano y del abogado del capitán.

     El ministro del Interior en aquella época, Juan José Rosón, dijo que el citado capitán “tuvo una participación importante en el 23-F, y la Guardia Civil tiene como objetivo localizarle en cualquier país del mundo donde se encuentre”.

     Fuentes de la Dirección de la Seguridad del Estado en aquellas fechas dudaban de la existencia de los mencionados documentos secretos y calificaron el caso de intoxicación para crear confusión sobre la vista de la causa.

Fuente:

http://elpais.com/diario/1987/01/09/espana/537145208_850215.html

  •  EFE 10 de ENERO de 1987

     EL CAPITÁN HUIDO TRAS EL 23-F AFIRMA QUE NUNCA ESTUVO EN GHANA

     El capitán de la Guardia Civil Gil Sánchez Valiente, huido de España al día siguiente del intento de golpe de Estado del 23-F, afirmó ayer que nunca ha estado en Ghana. El secretario de Estado para la Seguridad, Rafael Vera, declaró el pasado jueves a este periódico que Sánchez Valiente había sido localizado en los últimos días de diciembre en ese país africano formando parte de una delegación Libia. La agencia Efe informa que mantuvo ayer una conversación telefónica con Sánchez Valiente en San Antonio, Texas (Estados Unidos), de donde éste asegura que no ha salido en los últimos cinco años. El capitán señaló: “Lo de Ghana va a ser fácil de demostrar que es absolutamente falso, porque yo tengo pasaporte aquí, en Estados Unidos, y aquí se sella siempre que se entra o se sale, y se puede ver que no he abandonado, Estados Unidos en los últimos cinco años”.

     El capitán negó también que hubiese huido con importantes documentos sobre la trama civil del 23-F, y manifestó que había abandonado España “porque el sistema existente en aquel momento repugnaba” a su conciencia.

Fuente:

http://elpais.com/diario/1987/01/10/espana/537231604_850215.html

  •  EL PAÍS 14 de ENERO de 1987

     SOLICITUD DE EXTRADICIÓN PARA SÁNCHEZ VALIENTE SI SE COMPRUEBA SU ESTANCIA EN ESTADOS UNIDOS

     PROCESADO POR ABANDONO DE DESTINO TRAS EL 23-F

     El tribunal de la I Región Militar (Madrid) podría solicitar la extradición del capitán de la Guardia Civil Gil Sánchez Valiente, procesado por abandono de destino y residencia tras el golpe frustrado del 23 de febrero de 1981, si se comprobase su residencia en Estados Unidos, según aseguraron ayer fuentes oficiales del Ministerio de Defensa. Un informe del Ministerio de Asuntos Exteriores afirmaba que Sánchez Valiente fue visto a finales del pasado año en Ghana, formando parte de una delegación Libia, hecho que fue negado por el oficial en declaraciones a Efe desde San Antonio (Tejas).El capitán Gil Sánchez Valiente, separado administrativamente de la Guardia Civil, se encuentra procesado en la causa 94/81 de la I Región Militar por abandono de servicio y residencia tras los sucesos del 23 de febrero, y declarado posteriormente en rebeldía. A pesar de que él mismo ha reconocido en diversas ocasiones que estuvo en el Congreso de los Diputados el día de su toma por un grupo de rebeldes militares, en la sentencia del 23-F no aparece ninguna relación con este capitán de la Guardia Civil.

     Según las fuentes oficiales consultadas, los servicios de información están esclareciendo el lugar donde se encuentra Sánchez Valiente para solicitar su extradición, que sería pedida por la justicia militar y tramitada por el Ministerio de Asuntos Exteriores.

     Fuentes oficiales del Ministerio de Asuntos Exteriores han indicado que es posible solicitar la extradición a Estados Unidos, según el vigente convenio, si el hecho por el que se encuentra procesado en este país es delito también en el país donde reside actualmente.

     El abandono de destino y residencia de un militar es igualmente delito en Estados Unidos, hecho, por el que la justicia militar podría solicitar su extradición, una vez que se haya comprobado su estancia en ese país.

     Al día siguiente de que este periódico publicara que los servicios de Exteriores españoles habían conocido la presencia del capitán en Ghana con una delegación libia y habían trasladado dicha información al Ministerio del Interior, -información confirmada oficialmente en este departamento- Sánchez Valiente negaba su presencia en África y afirmaba que lleva cinco años en San Antonio (Tejas). Asimismo precisó que huyó a Londres al día siguiente del 23-F y que un año después recibió en Buenos Aires una llamada del general de la Guardia Civil Antonio Rodríguez Toquero, a quien desmintió entonces su participación en el asalto al Banco Central de Barcelona. Sánchez Valiente asegura que el general Rodríguez Toquero consiguió su teléfono en Buenos Aires a través de su familia en Londres.

     Tales datos parecen indicar que los movimientos del oficial de la Guardia Civil eran seguidos fácilmente por responsables del Ministerio de Defensa. Nunca se ha tenido conocimiento de que los tribunales militares solicitaran la extradición del mencionado capitán.

     Actualmente, según han confirmado fuentes oficiales, los servicios de información están esclareciendo la presencia de Sánchez Valiente en Ghana y si reside en Tejas, para solicitar su extradición. La Embajada de Estados Unidos en Madrid afirmó ayer desconocer si éste reside en aquel país, y precisó que será difícil difundir su situación, dado que allí existe una ley que prohíbe facilitar tales datos sin el consentimiento del interesado.

Fuente:

http://elpais.com/diario/1987/01/14/espana/537577211_850215.html

  •  El PAÍS 15 de ENERO de 1987

     EE UU NO OUEDE ENTREGAR A SÁNCHEZ VALIENTE, SEGÚN SU ABOGADO

     El abogado Dimas Sanz López ha asegurado a este periódico que el capitán de la Guardia Civil, Gil Sánchez Valiente, procesado por abandono de servicio, y residencia a raíz del 23-F, no puede ser entregado por Estados Unidos a España, dado que el tratado bilateral excluye los delitos estrictamente militares. Fuentes oficiales del Ministerio de Defensa afirmaron anteayer que los servicios de información estaban investigando la residencia de Sánchez Valiente para solicitar su busca y captura por el proceso que tiene pendiente en España. Fuentes de Exteriores y de la embajada estadounidense en Madrid aseguraron que la extradición sería posible si el delito por el que se le acusa es punible también en el país de residencia, hecho que se produce en Estados Unidos. Dimas Sanz afirma que desconoce las interpretaciones que pueden darse a este caso pero existe un convenio internacional de extradición que lo impide expresamente.

     Por otra parte, fuentes de Exteriores mantenían que Sánchez Valiente había sido localizado en Ghana formando parte de una delegación libia a finales del pasado año, hecho desmentido por el citado guardia civil en declaraciones telefónicas a Efe desde san Antonio (Texas).

Fuente:

http://elpais.com/diario/1987/01/15/espana/537663624_850215.html

  • El PAÍS 9 de ABRIL de 1987

    SÁNCHEZ VALIENTE, HUIDO DESDE EL 23-F, INGRESÓ AYER EN PRISIÓN TRAS REGRESAR VOLUNTARIAMENTE A ESPAÑA

     El capitán de la Guardia Civil Gil Sánchez Valiente ingresó ayer en el centro penitenciario militar de Alcalá de Henares como preso preventivo, tras presentarse voluntariamente ante la policía española en el aeropuerto de Barajas, adonde llegó procedente de Miami. Sánchez Valiente envió recientemente una carta al juez militar que entendía su causa por abandono de destino o residencia tras el intento de golpe de Estado del 23-F, según afirmó ayer uno de sus hermanos. Según su ahogado, las penas por abandono de servicio oscilan entre tres meses y tres años, aunque existe la atenuante de presentación voluntaria.

     El ingreso preventivo en la prisión militar fue ordenado por el juez militar togado número 1 de Madrid, que sigue la causa contra el capitán por abandono de servicio. Sánchez Valiente llegó al aeropuerto de Barajas en un vuelo procedente de Miami a las 9.20. Según su hermano Joaquín, Sánchez Valiente cruzó la aduana sin ningún problema, y posteriormente se presentó en la comisaría del aeropuerto voluntariamente. Fuentes policiales informaron ayer que éste había sido detenido en el aeropuerto, aunque no precisaron si el ex capitán de la Guardia Civil se había presentado voluntariamente en las dependencias del aeropuerto.

     Las fuentes policiales mencionadas afirmaron que los servicios de información estaban al comente de que Sánchez Valiente tenía previsto regresar a España en breve y esperaban su llegada a Madrid en estos días. No se descarta la posibilidad de que el abogado de Sánchez Valiente se hubiera puesto previamente en contacto con mandos militares para saber de qué se le acusaba con vistas a su regreso.

     Sánchez Valiente llegó acompañado de su mujer y sus dos hijos, y era esperado en Barajas por familiares y amigos, “unos del cuerpo y otros del espíritu”, según palabras de su hermano.

     Una vez en la comisaría fue trasladado al juzgado militar, donde le fue notificado el auto de procesamiento dictado el 31 de marzo de 1981 en la causa 94/81 declarándole presunto autor de un delito de abandono de destino y residencia.

     El auto indica como motivo del procesamiento que el capitán de la Guardia Civil no se presentó en su destino de la 543 Comandancia de San Sebastián “a impartir las clases que reglamentariamente le correspondían, habiendo sido visto por última vez en la mañana del 24 de febrero del presente año en las inmediaciones del Congreso de los Diputados”.

     Sánchez Valiente respondió ayer al juez militar de Madrid que instruye su caso que se trasladó en la noche del 23-F al Congreso de los Diputados con los Grupos Antiterroristas Rurales de la Guardia Civil por orden del director general de este cuerpo, donde permaneció hasta la mañana siguiente, según ha manifestado su abogado, Dimas Sanz López.

     Su defensor ha precisado que no ha explicado al juez los motivos por los que huyó de España, “dado que él sólo ha hablado de hechos, dado el único procesamiento que tiene pendiente por abandono de residencia”.

     EL 23-F

     Su abogado descartó ayer que el sumario del 23-F volviera a abrirse para investigar una posible relación de Sánchez Valiente en la intentona golpista. Algunos expertos militares informaron a este periódico que no sería necesario que el sumario se reabriera para investigar una posible implicación de Sánchez Valiente en los mencionados hechos.

     Los medios de comunicación difundieron después del 23-F que Sánchez Valiente había huido de España con un maletín de documentos relacionados con el 23-F, hecho que ha sido negado por el capitán de la Guardia Civil y su abogado, defensor también de algún implicado en el frustrado golpe de Estado del 23-F.

     Dimas Sanz ha precisado que el capitán de la Guardia Civil puede ser condenado por el nuevo Código de Justicia Militar a una pena máxima de tres años de prisión, “aunque creo, personalmente, que será mucho menor, dada la atenuante de presentación voluntaria ante las autoridades españolas”.

      Su abogado ha confirmado que el juez togado militar conocía su intención de presentarse en España esta semana y ha precisado que él mismo le aconsejó que se presentará con su pasaporte expedido en Houston directamente en el aeropuerto de Barajas y no intentara entrar por otros medios en nuestro país. Dimas Sanz manifestó que solicitará, previo estudio de las actuaciones, la libertad provisional para su defendido, teniendo en cuenta la modificación del Código de Justicia Militar y con la atenuante de presentación voluntaria anunciada por el procesado a la autoridad militar competente.

      Su abogado afirma que Sánchez Valiente sigue siendo capitán de la Guardia Civil, a pesar de que debió tener una baja administrativa al abandonar su servicio y ahora debe haber sido dado de alta. “De hecho”, añade su abogado, “fue conducido a la prisión militar por dos comandantes y está encausado por un juzgado militar”.

     Fuentes de la Guardia Civil manifestaron que expertos del cuerpo están estudiando actualmente su situación en dicho cuerpo.

 

Fuente:

http://elpais.com/diario/1987/04/09/espana/544917605_850215.html

  •  El PAÍS 24 de JUNIO de 1988

     EL SUPREMO ORDENA QUE SE JUZGUE AL CAPITÁN SÁNCHEZ-VALIENTE POR HUIR TRAS EL 23-F

     ‘El hombre de la maleta’ se había conformado con la pena por abandono de destino

     La Sala de lo Militar del Tribunal Supremo ha ordenado que se prosigan los trámites de la causa contra el capitán de la Guardia Civil Gil Sánchez-Valiente y que se le juzgue por su fuga de España a raíz del fracaso del intento de golpe de Estado del 23 de febrero de 1981, aunque no por su presunta participación en la intentona golpista. Sánchez-Valiente fue bautizado por los medios informativos como El hombre de la maleta, ya que se dijo que al fugarse a Estados Unidos se había llevado una maleta con documentos relacionados con el golpe.

     El capitán de la Guardia Civil regresó a España en abril de 1987 y, tras entregarse voluntariamente a la policía en el aeropuerto de Barajas, fue ingresado en la prisión militar de Alcalá de Henares, donde permaneció recluido hasta el 9 de diciembre de 1987, fecha en que fue puesto en libertad.El fiscal calificó la fuga del capitán como abandono de destino cometido por oficial en tiempo de paz, y pidió para él una pena de un año de prisión. Como el capitán se conformó con la pena que se le pedía, el auditor propuso al capitán general que si no consideraba injusta la calificación declarase lo condenado. Sin embargo, el capitán general no estuvo conforme con la propuesta de condena y devolvió la causa al instructor para que continuase el plenario.

     El defensor de Sánchez-Valiente pidió al Consejo Supremo de Justicia Militar que considerase condenado al guardia civil, pues Sánchez Valiente ya había cumplido las tres cuartas partes de la pena de prisión que el fiscal solicitaba para él y se encontraba libre. El Consejo Supremo de Justicia Militar decidió remitir la causa al Tribunal Supremo y el fiscal togado consideraba que el procedimiento no podía continuar sin una resolución de éste.

     LAGUNAS LEGALES

     El Supremo, tras admitir la existencia de lagunas legales con la entrada de la ley que reforma la competencia y organización de la jurisdicción militar, considera que ya no se ajusta a las leyes la intervención del capitán general en cuanto a su disentimiento en los casos de conformidad con la pena. La sala explica que su cometido es la revisión de los actos jurisdiccionales (sentencias dictadas por tribunales de justicia) y que en este caso no se ha llegado a juzgar a Sánchez-Valiente, y por tanto, antes de que el Supremo sea competente en el caso, el capitán debe ser juzgado.

     No obstante, el Supremo explica que, a partir de ahora, cuando los capitanes generales no estén conformes con una sentencia, deben ordenar a sus asesores jurídicos que presenten recurso de casación ante la Sala de lo Militar del Supremo.

      Sánchez -Valiente fue acusado por el fiscal de abandono de destino, aunque el disentimiento del capitán general apuntaba a un posible delito de deserción, por tanto, el caso podría tomar nuevos rumbos, pues aunque ante los tribunales militares el fiscal acusara por el primero de los delitos, el capitán general podría instar el recurso de casación por estimar la existencia del segundo. En cualquiera de los casos, al capitán se le computaría el tiempo que ha pasado en prisión por este proceso.

     Respecto a su intervención en el 23 F, Sánchez -Valiente ha declarado que fue al Congreso por orden del director general de la Guardia Civil y con propósitos represivos, por ello afirmaba que no había participado en el asalto, aunque simpatizaba con los asaltantes.

Fuente:

http://elpais.com/diario/1988/06/24/espana/583106405_850215.html

  • El Periódico 24 de JUNIO de 1988

      El capitán de la Guardia Civil Gil Sánchez Valiente, el hombre que en la noche del 23-F huyó a Londres con una maleta presumiblemente llena de documentos comprometidos sobre la intentona golpista, deberá ser juzgado por un delito de abandono de destino, a pesar de haber aceptado que se le impusiera un año de prisión sin necesidad de comparecer ajuicio.
Así lo ha decidido la sala de lo militar del Tribunal Supremo, que ha ordenado al juez togado militar decano de Madrid proseguir la tramitación de la causa contra Gil Sánchez Valiente hasta que pronuncie sentencia.
A su regreso el 8 de abril de 1987 de su exilio de Miami (Esta dos Unidos), el militar fue detenido en Barajas. Llevado ante las autoridades judiciales militares, el fiscal jurídico militar formuló un escrito de acusación en el que pedía una pena de un año de cárcel por abandono de destino en tiempo de paz. Valiente aceptó el castigo, lo que suponía que debía cumplirlo directamente, sin comparecer a juicio.
Sin embargo, el capitán general de Madrid, Eloy Rovira Montero, no se mostró de acuerdo con este “fallo de conformidad”, por entender que la pena a imponer era muy leve, y ordenó devolver la causa al juez instructor para que prosiguiese su tramitación y dictase sentencia.
Petición desestimada La defensa de Sánchez Valiente pidió entonces a la sala de lo militar del Supremo que declarase condenado al capitán a un año de prisión. La citada sala considera en su sentencia que su función es la de “revisar la aplicación de la ley que realizan los tribunales inferiores”, y ello no se cumplía en este caso.
En consecuencia, el Supremo ha acordado desestimar la pretensión de Sánchez Valiente y hacer que, “en cumplimiento de lo acordado por el capitán general de Madrid, prosiga la tramitación de la causa”.
Fuentes del Supremo han declarado que Sánchez Valiente será juzgado sólo por  el  “delito de abandono de destino cometido por oficial en tiempo de paz”.

Fuente:

http://archivo.elperiodico.com/ed/19880624/pag_013.html

  •  El PAÍS 21 de DICIEMBRE de 1988

    EL SUPREMO ORDENA AL JUEZ MILITAR QUE PERMITA ACUSAR A GIL SÁNCHEZ VALIENTE

     Habrá nuevo fallo contra el ‘hombre de la maleta’ del 23-F

      La Sala de lo Militar del Tribunal Supremo ha anulado la sentencia del tribunal militar inferior que condenó al capitán de la Guardia Civil Gil Sánchez Valiente a un año de prisión por abandonar su destino poco después del intento de golpe de Estado del 23-F. El alto tribunal ordena que se pase la causa al fiscal para que acuse, trámite que fue omitido, por lo que el fallo ha sido declarado “nulo de pleno derecho”.

     El capitán Sánchez Valiente, conocido como el hombre de la maleta del 23-F, abandonó el 25 de febrero de 1981 su destino en el centro de adiestramientos especiales de la Guardia Civil y se trasladó al extranjero hasta que se entregó voluntariamente el 8 de abril de 1987. Excluida por la autoridad judicial su responsabilidad en la intentona golpista, Sánchez Valiente fue encausado por el delito de abandono de destino y, tras varias peripecias procesales, la Sala de lo Militar del Supremo ordenó el 20 de junio último la prosecución de la causa “en debida forma” por la autoridad judicial competente. El juzgado togado militar requirió entonces a la defensa, que dio su conformidad a la anterior petición del fiscal militar, favorable al reo. El juez togado, sin dar traslado de la causa al fiscal, elevó el procedimiento al Tribunal Militar Territorial Primero, que dictó la sentencia ahora anulada, que fue impugnada tanto por el Ministerio Fiscal como por el Capitán General de la Región Militar Centro. En los recursos de casación se argumentó, entre otras cosas, la indefensión del fiscal, por haber sido “omitida una diligencia sustancial del procedimiento”: el traslado de la causa al fiscal para que formulara la acusación.

     EL FISCAL PEDIRÁ MAS PENA

     El motivo de fondo de los recursos es la consideración de que la pena de un año “es notoriamente injusta”, dice el capitán general de Madrid, “teniendo en cuenta los móviles que impulsaron al procesado, el largo tiempo que el mismo permaneció en ignorado paradero y la relación del hecho con el servicio y el lugar de perpetración”. Fuentes de la fiscalía han anunciado el propósito de solicitar una pena más elevada, tras las pruebas practicadas. Por su parte, la Sala de lo Militar del Tribunal Supremo, en una sentencia del pasado 15 de diciembre, estima el recurso de casación interpuesto por el fiscal y declara “nula de pleno derecho la sentencia recurrida”, al tiempo que ordena “reponer el procedimiento al momento procesal en que, una vez practicada la prueba en el plenario, debió pasarse la causa al fiscal para que formulase la acusación”.

     En los fundamentos de derecho de la sentencia, de la que ha sido ponente el presidente de la sala, José Jiménez Villarejo, se afirma que “la obligatoriedad de pasar la causa al fiscal una vez diligenciada la prueba es tan legalmente absoluta ( … ) como fundamentada en la peculiar estructura del procedimiento militar aún vigente, toda vez que será tras la práctica contradictoria de las pruebas en el plenario, cuando las partes se encuentren plenamente instruidas y en condiciones de articular sus respectivas tesis”. Tal actitud determinó para el fiscal “una situación de manifiesta indefensión”, dice la sala.

Fuente:

http://elpais.com/diario/1988/12/21/espana/598662013_850215.html

  •  El PAÍS 13 de FEBRERO 1990

     EL CAPITÁN GIL SÁNCHEZ-VALIENTE DEBERÁ VOLVER A LA PRISIÓN

     El capitán de la Guardia Civil, Gil Sánchez-Valiente, conocido como el hombre de la maleta del 23-F, deberá reingresar en prisión, al haber doblado la Sala de lo Militar del Tribunal Supremo la pena de un año de cárcel que le impuso en julio de 1988 el Tribunal Militar Territorial primero.

     Sánchez-Valiente, que abandonó España el 25 de febrero de 1981, dos días después del frustrado golpe de Estado, y no regresó hasta el 8 de abril de 1987, ha sido condenado por abandono de destino, ya que no se pudo demostrar su implicación en la intentona golpista. En su momento, se aseguró que el guardia civil había llevado al extranjero una maleta con importantes documentos sobre los preparativos de la conspiración.

     Dimas Sánz López, abogado del capitán, manifestó ayer a EL PAÍS que, en su opinión, “no procede” el recurso de amparo ante el Tribunal Constitucional, por lo que su defendido deberá volver a la cárcel, para cumplir el tiempo de pena que le reste, una vez descontados los meses que cumplió de prisión preventiva. El abogado criticó, sin embargo, que se le haya aplicado la jurisdicción militar a su cliente, cuando éste fue expulsado de la Guardia Civil mediante un expediente gubernativo incoado por el Ministerio de Defensa. Sánchez-Valiente presentó un recurso contencioso-administrativo contra su expulsión del instituto, que está pendiente de resolución por parte de la Audiencia Nacional.

     La sentencia del Tribunal Supremo del pasado 22 de diciembre, adelantada por el diario El Mundo, da la razón al recurso interpuesto por el fiscal contra el anterior fallo del tribunal militar y rechaza la aplicación como atenuante del regreso voluntario de Sánchez-Valiente cinco años después de su marcha.

Fuente:

http://elpais.com/diario/1990/02/13/espana/634863612_850215.html

  •  EFE 10 de JUNIO de 1990

     SÁNCHEZ-VALIENTE EN LIBERTAD

     El capitán de la Guardia Civil Gil Sánchez-Valiente, condenado por su implicación en el intento de golpe de Estado del 23-F, salió anoche en libertad de la prisión militar de Alcalá de Henares.-

Fuente:
http://elpais.com/diario/1990/06/10/espana/644968814_850215.html

UNA HISTORIA DE FALACIAS Y ENCUBRIMIENTOS

      … Tiempo más tarde, al hilo de los tópicos aniversarios, una de las cadenas de televisión dedicó el programa “La máquina de la verdad” al 23-F. Estaban invitados para el debate varios periodistas, entre ellos los que habían escritos libros al dictado de Calderón, y algunos políticos de escasa monta. Pero el invitado estrella era el capitán de la Guardia Civil Gil Sánchez Valiente, ligado al CESID hasta que concluyó la acción institucional. Sánchez Valiente escapó de España llevando consigo un maletín con documentos comprometedores, según se comentaba con insistencia. Permaneció en los USA durante un prolongado periodo, al decir de algunos, protegido por la CIA, lo que no pudo ser probado. Pero a lo que iba: Sánchez Valiente se sometió a un interrogatorio conectado a la máquina de la verdad. Salió airoso de todas las preguntas. La última fue la más comprometida: ¿Quién era el esperado “elefante blanco”?. Sánchez Valiente, ante el estupor del presentador y de los asistentes, respondió sin vacilar: “El Rey“. El intérprete de la máquina anunció que no mentía. El presentador, consternado, requirió que se repitiera la prueba dos veces más con el mismo resultado. Como el programa no era en directo hubo tiempo para sustituir ese final y trucar uno neutro. Así me lo relató luego uno de los presentes.

 

Fuente:
http://bitacorapi.blogia.com/2006/022701-del-20-d-al-11-m-una-historia-de-falacias-y-encubrimientos.php

     “En la política, nada sucede por accidente. Si sucede, usted puede apostar que así se planeó.”  Franklin Delano Roosevelt

Anuncios

Un comentario el “SECRETOS DE LA CORONA – HISTORIA DE UN MALETÍN

  1. Pingback:   EL CAPITAN SANCHEZ VALIENTE DIO COBERTURA A TEJERO EN EL CONGRESO COMO ENVIADO DEL CESID | morruloboestepario

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s