TEORÍA PURA DE LA REPÚBLICA – LIBRO TERCERO (V).

Imagen

 

 

     “El paso de lo político a la política, donde la indeterminación de la generalidad de lo público se determina en la particularidad de lo legislable y gobernable, no puede ser otro que el dado por los procesos electorales en todos los niveles de representación y gobierno. En esos momentos actúa la libertad constituyente de la acción política, tanto si se trata de definir la Constitución de la República, como de renovar a los titulares personales de sus instituciones. Pero en las propias elecciones aparece ya la dificultad teórica y práctica de saber si el poder electoral, que Simón Bolívar concibió como cuarto poder independiente, es constituyente o constituido.

 

     Un tipo de problema que no se plantearon los tratadistas de la Teoría del Estado, salvo Carré de Malberg y otros pocos juristas, por la confusión entre libertad política colectiva y libertades públicas o civiles, entre libertad constituyente y libertades constituidas. La Teoría Pura no puede eludirlo sin producir la falta de garantía de todas las libertades individuales con la libertad política colectiva. Pues la libertad electoral, y el poder electoral que resulta de ella, son las primeras manifestaciones del poder constituyente de la libertad política. El vigor de la Constitución no consume ni agota el poder de la libertad constituyente. Esto lo puede admitir sin dificultad teórica toda la doctrina, pero como excepción para los momentos de reforma constitucional, como si fuera posible que la libertad política pudiera estar interrumpida e inoperante mientras tanto. La Teoría Pura se ha planteado el tema de la naturaleza constituyente o constituida del derecho electoral, es decir, si es derecho natural del elector anterior al reconocimiento por el Estado, si es atributo natural del cuerpo electoral surgido de la comunidad nacional o si es una concesión estatal al individuo capaz de votar. La cuestión transciende a la Teoría Pura por la necesidad de saber si el cuerpo electoral es elemento constitutivo o requisito sine qua non de la sociedad política. Y al meditar sobre la complejidad de este tema, se tropieza con la naturalidad de lo elemental. O sea, que se trata de una cuestión de hecho antes que de derecho, es decir, de un presupuesto.”

 

 

 

Antonio García-Trevijano Forte

TEORÍA PURA DE LA REPÚBLICA

LIBRO TERCERO.

http://www.bubok.es/libros/218609/Teoria-Pura-de-la-Republica-3-volumenes
http://www.bubok.es/libros/218606/Teoria-Pura-de-la-Republica

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s