TEORÍA PURA DE LA REPÚBLICA – FACTOR REPUBLICANO. Libertad Republicana (XI).

Imagen

 

      “La sociedad civil tiene en lo esencial libertad de obrar desde que se liberó, con la Revolución Francesa, de la estructura corporativa y estamental que la unía al Estado absoluto, pero no totalitario. La moderna economía de producción para consumo de masas sin refinamiento cultural, se basa en la potencia que la tecnología ha dado a la libertad de obrar y de asimilar. En cambio, la libertad de actuar ha ido progresivamente disminuyendo en la misma medida en que iba creciendo la importancia de la economía de consumo y de la asistencia social del Estado. Con el consenso, los partidos estatales no sólo actúan. También ejecutan. Importa conocer las causas de la anulación en la sociedad de su capacidad para actuar en política, y de que esa actividad haya pasado a ser competencia y facultad exclusiva de los partidos estatales, integrados en una cínica e inculta oligocracia.

 

     Este fenómeno tuvo lugar cuando menor era la probabilidad de que la libertad de acción política entrañara riesgos de fascismo o comunismo. Pretexto fundador de los Estados de Partidos. Llama la atención que el miedo de los partidos a la libertad política colectiva surgiera cuando era la Sociedad, no el Estado, la que los había legitimado, sacándolos de la clandestinidad, sin culparlos de su fracaso parlamentario, cuando la brutal extravagancia fascista los expulsó a la vida clandestina en las dictaduras.

 

     La aberrante ocurrencia de suprimir la posibilidad de que la sociedad tuviera representación política propia se fraguó con un cálculo de seguridad en las ambiciones de partido, y con total inconsciencia de los fundamentos reales del modelo de Estado europeo para la guerra fría. A la sinarquía de ambiciones e ignorancias, fundadora del Estado de Partidos, cada parte de la innoble transacción aportó lo que tenía en común. La condición de perdedores impotentes ante la ascensión brutal del fascismo y del nazismo.

 

     Aportaron la sumisión incondicional a la “actualidad actualista y actualizante” de la victoria militar de EEUU. Era para ellos lo único real. Lo aprendieron en el actualismo de la filosofía hegeliana de Gentile, ministro de Mussolini. La libertad política carecía de realidad y de virtualidad para hacerse real. La realidad no era lo fáctico. La creaba la voluntad de hacerla actual, sin posibilidad de otras actualizaciones ni otras actuaciones. Los Adenauer o De Gasperi aportaron el fraternal abrazo de los derrotados, como pedían cerebros trasnochados en los Reencuentros de Ginebra (1947), organizados por la Unesco. Retornar al parlamentarismo vencido, pero transformando a los partidos, con el sistema proporcional, en órganos del Estado, financiados por los contribuyentes. ¿Qué aportaron los partidos clandestinos al festín del actualismo, que no sólo los legalizaba sino que los incorporaba al Estado? ¿Unas Repúblicas de Partidos sin espíritu republicano? ¿Monarquías impuestas por los dictadores, que los reyes aceptaban incluso contra el orden de su propia dinastía? Triunfadores apoteósicos de la negación de sí mismos, los partidos pasaron en un día desde la clandestinidad al Estado. Al ágape de su realización estatal aportaron la conciencia de su inutilidad para la República; la sabiduría de su inactualidad para la Sociedad; y la adecuación de su actualismo para una sinarquía de Partidos Estatales para la guerra fría.

 

     ¿Cómo traducir en actos irrevocables la renegación de sí mismo? Muy sencillo. Marcel Proust lo escribió. No sentir pena de renegar del propio pasado. La traición a sí mismo es mérito promocional si la traición es general. El vencedor americano ofreció el camino de la renegación que todas las ambiciones europeas recorrieron. El actualismo exigía la renuncia al pasado inmediato, la disolución de los hábitos de procurar la libertad durante las dictaduras, la fulminante liquidación del activismo de partido.”

 

 

 

Antonio García-Trevijano Forte

TEORÍA PURA DE LA REPÚBLICA

FACTOR REPUBLICANO. Libertad Republicana.

http://www.bubok.es/libros/218609/Teoria-Pura-de-la-Republica-3-volumenes
http://www.bubok.es/libros/218606/Teoria-Pura-de-la-Republica

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s