TEORÍA PURA DE LA REPÚBLICA – EL FACTOR REPUBLICANO (I)

Imagen

En las Constituciones del Estado de Partidos no hay un solo concepto que responda a la realidad. La soberanía no está en la Nación, el Parlamento o el Pueblo, sino en el Estado. La representación política de la sociedad no existe en el sistema de elección proporcional. Por fidelidad de partido, la reacción anticipada del elector es imposible. No hay separación entre poder legislativo y ejecutivo, ni existe poder judicial independiente. De hecho, se ha suprimido el debate parlamentario previo a la aprobación de las leyes. Ha desaparecido la responsabilidad política no vinculada a la judicial. No hay control del gobierno en comisiones parlamentarias con mayoría del partido gobernante. No existe libertad de voto del diputado bajo mandato imperativo de su partido. La iniciativa legislativa está en manos de grandes empresas privadas. No hay lealtad al público en el funcionariado, ni garantía institucional de la financiación de los derechos sociales.

El peor defecto de toda Constitución, incluso cuando no es tal porque no separa en origen los poderes estatales, consiste en que no sea practicable, que sea ficticia, además de facticia. Y ninguna Constitución europea, especialmente en los países mediterráneos, es aplicable en la práctica política. El abismo entre norma y realidad no permite hacer una teoría del Estado de Partidos, salvo que sea puramente descriptiva de su ficción y de la causa genética de su corrupción. Por eso no puede haber en Europa más que demagogia, en lugar de democracia; propaganda, en lugar de veracidad en el análisis político; cinismo intelectual en universidades y medios de comunicación, en lugar de investigación y descripción de la realidad fáctica del Régimen partidocrático; indiferencia de los gobernados en lugar de instrucción general; difusión de conocimientos tecnológicos en lugar de los científicos y humanistas; cultura de consumo y de espectáculo, en lugar de cultivo de la inteligencia, de los saberes y de la sensibilidad estética.

Ningún pensador europeo parece chocado por la brutal naturaleza de los partidos estatales, convertidos en órganos del Estado, financiados por el erario público, dotados de privilegios que no tienen los particulares y concesionarios del monopolio legal de la acción política. ¿Acaso hay diferencia de naturaleza entre un solo partido estatal o varios partidos estatales? Se reniega formal y universalmente del Estado de partido único, para que parezca distinto del Estado de varios partidos. Lo contrario del Estado totalitario no es el Estado liberal, una utopía que jamás ha tenido encarnación en el mundo estatal, sino en Estado parcelario, es decir, repartido entre los partidos estatales adueñados del poder constituyente, se retiró de la sociedad el pluralismo para instalarlo en un Estado parcialitario. Un modo de glorificar la parcialidad del Estado de Partidos, ante la suposición de que es imposible un Estado neutral en una sociedad plural.

Las reglas de la democracia formal son neutrales si garantizan la libertad política. Cosa que no ocurre cuando los partidos huyen de la sociedad plural para refugiarse en el Estado, como órganos del mismo, y comportarse ahí como los enemigos tradicionales de la libertad. Lo contrario a lo totalitario es lo parcialitario. El lenguaje de los partidos estatales delata su conciencia de no querer estar en una sociedad de pluralidad política. A fin de disimularlo y encubrirlo, han introducido la voz POLITICAS, en plural, para designar las distintas medidas de gobierno en cada área ministerial. Políticas fiscales, políticas sociales, políticas educativas, políticas sanitarias, políticas internacionales, políticas económicas, como si la política de un gobierno o de un partido no fuera la síntesis unitaria de su singular propuesta política en todos y cada uno de los sectores donde la aplica.

Antonio García-Trevijano Forte
TEORÍA PURA DE LA REPÚBLICA
EL FACTOR REPUBLICANO (Segundo libro)

http://www.bubok.es/libros/218609/Teoria-Pura-de-la-Republica-3-volumenes
http://www.bubok.es/libros/218606/Teoria-Pura-de-la-Republica

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s